Declaración Pública Frente de Trabajadores y Trabajadoras de RD por despidos en Homecenter Sodimac

16 enero, 2017 - 5 minutos de lectura

 

Ante los recientes despidos de trabajadoras y trabajadores en Homecenter Sodimac, el Frente de Trabajadoras y Trabajadores de Revolución Democrática declara lo siguiente:

Que el capital es mentiroso, implacable y antisindical, lo sabemos, lo vivimos y la padecemos día a día en nuestros puestos de trabajo. Así que estos despidos no nos sorprenden. Pero no por esperados dejan de indignarnos. Indignación que nace de una serie de certezas. La certeza de que la huelga de Homecenter del año 2016 fue un hito histórico en la toma de conciencia de trabajadoras y trabajadores del retail.

Certeza de que este sector, uno de los más masivos y precarizados de Chile, va tomando conciencia de que sólo la lucha conduce a la justicia. Justicia que el capital, representado hoy por el grupo Solari, niega con frías medidas de despido. La legislación chilena acepta las huelgas en los procesos de negociación colectivas como el llevado por Homecenter Sodimac, esto siguiendo lo señalado por la OIT (convenio 87, ratificado por Chile el 01/02/1999, por lo tanto, el respaldo es constitucional). Aún teniendo lo anterior presente, como en otras veces, las empresas actúan atentando la libertad sindical y, de paso, atentando contra la misma Constitución chilena, despidiendo a quienes hacen uso de ese derecho humano.

Certeza de que dichos despidos, tengan el nombre que tengan, no son más que una venganza empresarial hacia el pueblo que lucha. No nos engañemos: los cerca de doscientos despidos se focalizaron en compañeras y compañeros que estuvieron de pie ante la injusticia, en un movimiento que fue seguido y apoyado por gran parte del pueblo. Certeza de que los Solari buscan hacer que quienes no fueron despedidos aprendan, desde el miedo, que “la ley del patrón es ley sagrada”. Certeza de que con este gesto, Homecenter se saca la careta de supuestas buenas prácticas, para mostrar su lado más insensible. La “casa de Chile” es en realidad una decadente mansión siniestra.

Lavan su imagen con la “responsabilidad social” y la “sustentabilidad corporativa”. Se reparten premios en la élite, como el premio de Sofofa que Sodimac recibió hace unos días. Se palmotean los hombros y se congratulan de ser un aporte a la sociedad. Pero el costo final lo llevan los pobres. Con bajos sueldos, con precariedad laboral, con despidos rencorosos para disciplinar cualquier asomo de rebeldía.

Pero tenemos también la certeza de que el ejemplo que éste sindicato dio al sostener una lucha épica contra uno de los grupos empresariales más poderosos del continente, dejó profundas huellas en la conciencia de la clase trabajadora. Más allá de lo que la huelga misma significó, con escasos beneficios y altos costos personales, la huelga fue una escuela de solidaridad, de unión y de organización. Hoy lamentamos la cesantía de gente valiosa, compañeras y compañeros que supieron arriesgar el sustento diario por mantener la dignidad en alto. Saludamos a todas y todos quienes estuvieron ahí y que hoy ven vulnerado su derecho al trabajo, su derecho a la huelga y su derecho a una vida decente, que el capital niega una y otra vez.

Llamamos a todos quienes estuvieron apoyando la huelga en 2016, para que ahora, con más fuerza, apoyen con solidaridad activa a compañeras y compañeros despedidos. Creemos que también es importante apoyar a quienes permanecen en la empresa, porque hay que combatir también el miedo que la empresa busca implantar. No hay que bajar los brazos. Denunciamos la inconsistencia moral de los dueños, que prometieron dentro y fuera de su empresa no realizar despidos. Insistimos en el punto: el capital es mentiroso, insensible y antisindical. Pero eso no detendrá la lucha de trabajadoras y trabajadores. Creemos que, ahora más que nunca, el camino es la unidad, la movilización y la toma de consciencia. Trabajadoras y trabajadores tenemos que levantar ahora mismo las bases sociales y programáticas de un Frente Amplio Laboral, que luche contra este sistema perverso.

A repudiar los despidos en el retail

Apoyar la lucha sindical

Construir Frente Amplio Laboral

Arriba las y los que luchan

Frente de Trabajadoras y Trabajadores de Revolución Democrática