El rodeo no es deporte ni cultura

1 Septiembre, 2017 - 6 minutos de lectura

En Septiembre de cada año conmemoramos el conjunto de acciones libertadoras que conocemos como proceso de Independencia de la monarquía española (siglo XIX), que comenzó con el Cabildo de 1810 y culminó con la Declaración de Independencia el 12 de Febrero en 1818. Estos festejos patrios se expresan popularmente a través de la música, el baile y los juegos tradicionales tales como trepar el palo encebado, carreras de sacos, encumbrar volantines, lanzamiento de trompo y otros. Sin embargo, la historia nos ha enseñado que las tradiciones no permanecen inmutables en el tiempo, especialmente cuando se trata de costumbres que generan sufrimiento en otros seres vivos. No olvidemos que Bernardo O’Higgins, en el año 1823, dispuso la prohibición de las corridas de toros y las peleas de gallos, precisamente como una medida civilizadora. Posteriormente, ya en el siglo XX, para prevenir accidentes, la autoridad prohíbe encumbrar volantines con hilo curado. Además sin ir más lejos, la recién publicada Ley de Tenencia Responsable de Animales de Compañía prohíbe toda pelea de animales organizada como espectáculo por considerarla un acto de maltrato animal.

Revolución Democrática es un partido político que valora las tradiciones, como también una institución abierta a los cambios culturales que demanda una sociedad cada día más consciente de su entorno. Es por esta razón que—comprometidos con las demandas sociales por un Chile sin violencia hacia los animales—rechazamos todas las prácticas violentas que generen un sufrimiento innecesario en los animales y por consiguiente nos oponemos a todo financiamiento estatal destinado a promover tradiciones y actividades crueles con animales de cualquier especie, siendo el rodeo una de ellas.

El rodeo no es deporte ni cultura. Es una competencia basada en la violencia, una práctica que da como ganador a quien propine más golpes a un animal, teniendo como víctimas a novillos que después de esto quedan en estado de estrés, lanzados a la media luna (dispuesto en el Reglamento federado, el cual señala que “el organizador deberá contar con ganado nuevo sin correr en lo posible, los que no podrán repetirse durante las 2 primeras series”, Artículo 60 del Reglamento de la Federación Nacional de Rodeo y Clubes de Huasos, 2015). Conociendo lo anterior, no es casual que la encuesta ADIMARK sobre chilenidad (2016), arroja que un 87% de los ciudadanos del país no se siente identificado por el rodeo. Gran parte de los chilenos han sido testigos del maltrato a los animales usados en este mal llamado“deporte”, el cual causa afecciones dolorosas, tales como: neumotórax, fracturas costales y de extremidades, contusión roma (capaz de destruir cualquier órgano interno), heridas y lesiones a nivel articular, sangramiento de nariz y por heridas de roce, torceduras, sumado al estrés de los novillos al ingresar a la media luna. Tanto novillos como caballos sufren por ser exigidos físicamente hasta el límite, ocasionando además lesiones en músculos pectorales, articulación del encuentro (hombro) , lesiones en carpo y Tarso por los cortos giros a los que deben responder, desgarros en músculos del cuello y también en músculo supra e infraespinoso.

El hecho de que exista un reglamento interno para la práctica del rodeo, y un jurado que lo sancione, no lo hace menos cruel. Es una crueldad reglada, siendo más preocupante aún el trato privilegiado del que goza al serle inaplicable la Ley de Protección de los Animales, que en su artículo 16 señala:

Art.16.- “Las normas de esta ley [de Protección de los Animales] no se aplicarán a los deportes en que participen animales, tales como el rodeo, las corridas de vaca, el movimiento a la rienda y los deportes ecuestres, los que se regirán por sus respectivos reglamentos.”

En virtud de ello, Revolución Democrática y Beatriz Sánchez, candidata a la Presidencia de Chile por el Frente Amplio, nos hemos declarado contra el rodeo y nos hemos comprometido solemnemente con elPrograma de Gobierno por la Protección y Dignidad Animal, el cual contempla la presentación de una iniciativa legal que permita la derogación del artículo 16 de la Ley de Protección de los Animales para efectos de aplicar en plenitud las leyes de la República en materia de bienestar y protección animal.

Para finalizar, adhiriendo a la convocatoria que han hecho diversas organizaciones de protección y defensa animal, invitamos a todas y todos los militantes de RD, y a los adherentes del Frente Amplio, a participar en la Gran Marcha contra el maltrato y crueldad animal, bajo la consigna #NoEsDeporte, el día sábado 2 de septiembre, en todo el país.