Declaración Pública RD Puerto Montt: brutal asesinato de menor en alerce

Durante la última semana, nos hemos visto consternados como ciudad y como país con la muerte de la pequeña Sophia de un año once meses, quien fue presuntamente agredida de manera física y sexual por su padre, provocándole la muerte. Un caso, a estas alturas, conocido mediáticamente y difundido a través de los distintos medios de comunicación nacionales y redes sociales, por lo que aportar detalles sobre las causas de muerte de la niña se vuelve innecesario.
Como Revolución Democrática Puerto Montt, manifestamos nuestro más profundo pesar, no tan solo por el sufrimiento ocasionado a Sophía y su muerte a tan temprana edad, sino también por las condiciones que, en su conjunto, determinaron un ambiente en el que no era posible garantizarle ninguna seguridad, ni plenitud de sus derechos como niña.
En base a estos acontecimientos creemos que se hace necesaria una discusión acerca del funcionamiento de nuestro sistema judicial. Un sistema llamado muchas veces garantista, que da la impresión de proteger constantemente a la delincuencia sobre las víctimas. Sí bien es efectivo y perfectamente entendible la rabia e indignación respecto a casos como éste, hacemos el llamado a informarse y educarse sobre nuestros procesos penales, y más aún, a hacer una reflexión sobre los mismos y sus grandes falencias.
En vista de los antecedentes es extraña la cantidad de veces en que los organismos responsables de perseguir los delitos, dejaron de hacerlo por el mero hecho de no poder ubicar al acusado. ¿Dónde quedó el principio de persecución penal? ¿El principio de responsabilidad? Hablamos en este caso de delitos de alta connotación, que hacen de este agresor un peligro público.
A pesar de lo mencionado anteriormente, nos parece inadecuado el hecho de tomar la justicia por las manos y recurrir a agresiones a quienes son responsables de la investigación. Creemos que es importante hacer una autocrítica también como sociedad: ¿A cuántas Sophías hemos dejado de rescatar? ¿Cuántas veces hemos hecho vista gorda ante los matices sutiles y gruesos de la violencia de género, donde las víctimas no son tan solo las mujeres, sino que a veces sus hijxs? Tan importante como denunciar y marchar por el crimen cometido contra esta pequeña, es que todas y todos cimentemos una sociedad donde las agresiones permanentes no estén normalizadas. En pleno siglo XXI la influencia del patriarcado normaliza y justifica el acoso y el abuso sexual, generalmente culpando a las víctimas.
Consideramos importante hacer una reflexión ante el llamado a restaurar la pena de muerte en Chile, la cual fue derogada en el año 2001. La pena de muerte significa un retroceso en materia de Derechos Humanos, por lo que la Asamblea General de las Naciones Unidas ha instado a todos los países del mundo a abolir su aplicación. Hacemos un llamado a mantener la institucionalidad y a cuestionar permanentemente los actos de violencia que observamos a diario en nuestro entorno, haciéndonos parte de la responsabilidad social. Por otra parte, ante el abultado prontuario del agresor, creemos que es válido exigir más rigurosidad ante personas que reinciden frecuentemente en violencia, garantizando así la seguridad para todos y todas.
 

Revolución Democrática, Territorio Puerto Montt

Frente de Género y Diversidad Sexual Revolución Democrática