Segunda Vuelta: El Partido por sobre la coalición

En el caso de que Beatriz Sánchez no pase a segunda vuelta, el escenario realista es que quien enfrente a Sebastián Piñera en segunda vuelta será Alejandro Guillier. Por ende, es necesario determinar si RD debe tomar una decisión sobre apoyarlo o no, cómo, y en qué sentido.
Hay que distinguir entre la decisión de Beatriz Sánchez, la decisión del Frente Amplio y la de RD, respecto a esta materia. Pues bien, la cohesión entre las tres decisiones sería factible (al punto de que, como RD, promoviéramos hacer un plebiscito a nivel FA, vinculante para nosotros) si se cumplieran copulativamente las siguientes condiciones:

  • Que todas las fuerzas que componen el FA tuvieran una cultura orgánica similar a la nuestra. Esto, debido a que una decisión colectiva de esa índole requiere un reconocimiento de la legitimidad de la forma de la decisión tomada;
  • Que los resultados a nivel parlamentario aseguraran al FA al menos un 10% de representación en el Congreso (esto es, al menos 15 diputados). Esto, debido a que, en caso contrario, el FA como coalición pasaría a ser irrelevante;
  • Que, dentro de dichos diputados elegidos, RD tuviera una posición hegemónica al respecto. Esto, debido a que si no es así, sumarse a una decisión colectiva de esa índole sería subvencionar las pulsiones de otras fuerzas políticas; y
  • Que la votación que saque Beatriz Sánchez sea relevante (al menos un 15%). Esto, debido a que un porcentaje menor, considerando las coyunturas sociales de los últimos años, sería un fracaso rotundo.

El punto (i) no se cumple (es cosa de ver la organización de los FA locales); el punto (ii), a la luz de las proyecciones, está difícil que se cumpla; el punto (iii) es más complejo aún; y sobre el punto (iv), hay incertidumbre. Por ende, el escenario más factible y conveniente para RD es que la decisión que tomemos sea independiente a lo que decida Beatriz Sánchez o las otras fuerzas del FA, decisión que, por supuesto, ha de tomarse por medio de un plebiscito para nuestra militancia.
En cuanto a la decisión en sí, sabemos que Piñera es el candidato con más posibilidades de salir elegido Presidente. Además del programa ideológico que representa, ya conocido por todos, ha amenazado con, derechamente, retroceder en ciertas medidas que el actual gobierno ha impulsado, (por ejemplo, la gratuidad en la educación superior). Nosotros participamos en el diseño de la Reforma Educacional, por lo que somos, como Partido, responsables de defender los avances que implica dicha reforma, sin perjuicio de pujar por profundizarla durante los próximos años.
Por otro lado, hay un asunto de responsabilidad histórica: el gobierno de Bachelet, con sus luces y sombras, ha sido un gobierno reformista, que representa avances –a veces insuficientes- en la promoción y protección de derechos sociales; un segundo gobierno de Piñera, como ya se dijo, puede representar un retroceso. Y si bien es cierto que tal vez un apoyo de RD no sería suficiente para que Guillier pudiese vencer a Piñera, sí sería una señal de responsabilidad política, y de mirar el futuro político de nuestro país más allá del mezquino interés de mantenerse “consecuente”, “limpio”, pero en la marginalidad política, incurriendo en lo que Lenin llamaba el “infantilismo de izquierda”, lo cual, por ejemplo, entendió muy bien el Partido Comunista (partido con el que, en cuanto a causas programáticas, tenemos tal vez más en común que con otras fuerzas del FA). Por supuesto, un apoyo en segunda vuelta a Guillier no implica ingresar a su coalición. Por último, si ello implica un quiebre con el FA, entonces simplemente el FA no es nuestro lugar para escribir el futuro.
En conclusión, la decisión debe ser tomada por RD, mediante un plebiscito interno, independiente de lo que hagan las otras fuerzas del FA, o Beatriz Sánchez. Y por consecuencia con nuestras acciones del pasado, nuestro proyecto, y por un sentido de responsabilidad histórica, RD debiera apoyar la candidatura de la NM en segunda vuelta, sin perjuicio de que, desde el Congreso, apostemos a profundizar las reformas necesarias para nuestro país.
 
Amaro Oróstica,
Militante RD, territorio Las Condes