ABRAMOS LA DEMOCRACIA, ¡AHORA!

Lo ocurrido en los últimos días, incluso en las últimas horas, es lamentable. Después de meses de “hablar para la galería” acerca de la necesidad de realizar primarias para los cargos de elección popular, el pacto “Nueva Mayoría” (¿?) no pudo llegar a acuerdo para la realización de primarias parlamentarias.


Convengamos que las primarias no son la panacea, es un mecanismo imperfecto y sólo en algunos distritos los ciudadanos iban a poder elegir quiénes serían los candidatos al Congreso por la Concertación. Pero al menos se abría una ventana, un espacio que permitiera, de a poco pero firmemente, sentar las bases para cambiar el binominal e impulsar las reformas estructurales que una inmensa mayoría reclama. Sin embargo, como tantas otras veces, primaron los intereses partidarios e individuales, los cálculos electorales y, por qué no decirlo, el egoísmo y la codicia. Al final, meses de negociación quedaron en nada, los de siempre hicieron prevalecer su postura y las cúpulas partidistas (no las bases ni los ciudadanos) terminarán decidiendo quiénes serán nuestros próximos representantes en el Congreso.
En Revolución Democrática nos jugamos por formar una verdadera nueva mayoría que abriera la democracia. Luchamos hasta el final porque se realizaran primarias en los 3 distritos en los que llevamos candidatos (Santiago Centro, Ñuñoa-Providencia y Talca) y no aceptamos nunca cupos asegurados. Si bien el fracaso en las negociaciones del que todos fuimos testigos ayer nos ha llevado a tomar la determinación de ir con nuestros 3 candidatos como independientes, haciendo más difícil la competencia (pues el sistema binominal es excluyente, injusto, tramposo), seguimos firmes en nuestra convicción que es responsabilidad de todos y cada uno de nosotros, los ciudadanos, disputar espacios de poder para abrir efectivamente la democracia y llevar a la práctica las ideas, sueños y anhelos de muchos.
Es en momentos como éstos en los que debemos actuar con mayor convicción por hacer primar los principios democráticos que nos convocan, y luchar por los espacios que “la clase política tradicional” nos ha arrebatado. Es ahora cuando debemos, más que nunca, demostrarle a los partidos y sus cúpulas conservadoras, que ya no seguiremos aceptando que todo siga igual. El camino es difícil, está lleno de obstáculos, y sin duda la carrera es de largo aliento, pero estoy convencida que hemos llegado a un punto de no retorno: Chile ha cambiado, los ciudadanos estamos conscientes y las cosas no seguirán inalteradas. El llamado es a todos quienes quieren un Chile distinto a que participen, se informen, discutan y trabajen por lograr estos cambios desde sus hogares, colegios, universidades, trabajos, barrios, etc. ¡No permitamos que unos pocos sigan definiendo el futuro de millones!
María Paz Fuentealba Baraona
Abogada
Adherente Revolución Democrática
loslagos@revoluciondemocratica.cl
Publicado en www.ellanquihue.cl