Columna | Marchemos por una vida sin violencia contra la diversidad sexual

Sebastián Iturrieta Veloso, Coordinador Frente de Diversidad Sexual RM.

Nicole Saavedra, Alirio Andrade y Carolina Torres, son nombres que el común de los chilenos y chilenas probablemente no reconozcan, sin embargo para la diversidad sexual están marcados como una virulenta astilla en nuestra memoria. 

Durante 2019 hemos resistido una de las mayores avanzadas de violencia contra la diversidad sexual en Chile, sin duda la más mediática. Valparaíso, Puerto Montt y Santiago son solo algunos de los lugares de nuestra geografía donde se han registrado ataques a lesbianas, bisexuales, transexuales y gays solo por el hecho de no encajar en la heteronorma. 

Esta nueva realidad, que está mermado los constantes avances de las organizaciones de la sociedad civil en Derechos Humanos para la diversidad sexual, es un eco de voces foráneas que florecen pregonando discriminación, retrocesos y violencia. No es inusual que luego del ascenso de Bolsonaro o Trump -ambos proyectos políticos cimentados en el desprecio a la diversidad- se registre un aumento en la violencia hacia la comunidad LGTBIQ. Para que el statuo quo del patriarcado se mantenga, nosotres debemos volver al closet.

No hay forma de enfrentar la discriminación que sufre de forma estructural la comunidad LGTBIQ si no es mediante el brazo reparador del Estado en conjunto con la sociedad civil. En esa línea celebramos el proyecto de ley de las diputadas Natalia Castillo y Pamela Jiles, “nada que corregir” que busca proteger a niñas, niños y jóvenes de la diversidad sexual de las terapias de reconversión. Sin embargo, es urgente que se priorice también la reforma a la Ley 20.609, Ley Antidiscriminación, permitiendo la creación de una institucionalidad fuerte y robusta que proteja y garantice los derechos fundamentales de la diversidad sexual en Chile. 

En marzo de 2019 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hizo un llamado a los Estados Miembros de la OEA para que adopten medidas urgentes y eficaces que garanticen la vida, seguridad, integridad personal y dignidad de las personas de orientación sexual, identidad de género y diversidad corporal diversa. Desde el Frente de Diversidad Sexual RM de Revolución Democrática, exigimos al gobierno y al Estado una protección real y efectiva para todes nosotres. 

Porque no tenemos nada que celebrar, este sábado 22 de junio te invitamos a marchar desde las 14:00 horas en el monumento a Manuel Rodríguez en Plaza Italia, Santiago. Usa una prenda negra o pañoleta, demuestra tu rechazo a la violencia.