Columna: No deberíamos apresurarnos a salvar el orden liberal. Deberíamos rehacerlo

El consejo de seguridad de la ONU, el FMI, el Banco Mundial y la OIT fueron concebidos como agencias de cambio: pueden serlo nuevamente.

*Publicada en The Guardiany traducida por Gerardo Vidaurre.


Una Internacional Nacionalista está en construcción. Desde Viktor Orbán en el norte hasta Jair Bolsonaro en el sur, Rodrigo Duterte en el este hasta Donald Trump en el oeste, una coalición de hombres fuertes nacionalistas está tomando medidas enérgicas contra los derechos civiles, haciendo chivos expiatorios a las minorías y facilitando la corrupción generalizada para sus familiares y amigos.

Existe un creciente reconocimiento de que, para combatir estas fuerzas de división, debemos forjar nuestro propio Movimiento Internacional Progresista. En los Estados Unidos, Bernie Sanders ha llamado a “unir a personas de todo el mundo” para contrarrestar el autoritarismo. En el Reino Unido, Jeremy Corbyn ha prometido recurrir a “las mejores tradiciones internacionalistas del movimiento laboral”. Si la asistencia de Benjamin Netanyahu a la inauguración de Bolsonaro sugiere fuertes lazos entre los líderes nacionalistas, la asistencia de Corbyn a la inauguración de Andrés Manuel López Obrador también sugiere una creciente solidaridad entre los de izquierda.

Pero mientras piensan globalmente, los nuevos internacionalistas continúan actuando localmente. Por supuesto, debaten cuestiones de política exterior, asisten a foros internacionales y marchan contra la intervención militar. Pero cuando se trata de apoyar causas en el extranjero, sus acciones son en gran medida simbólicas: tweets y peticiones que pretenden “solidarizarse” con las comunidades en peligro.

Ignoradas, sin tocarlas o desechadas está una vasta infraestructura de instituciones internacionales. Estas instituciones tienen un poder tremendo, muy frecuentemente abusado por los funcionarios a su cargo, para transformar el mundo. Sin embargo, siguen estando fuera del alcance de la mayoría de las políticas progresistas.

Algunas de las herramientas más poderosas, en otras palabras, permanecen fuera de la caja de herramientas internacionalista.

El apogeo del internacionalismo occidental se produjo inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el New Deal de Franklin Roosevelt se globalizó. En la parte posterior del notable sistema de Bretton Woods, el sistema monetario global establecido en una conferencia de 1944 en New Hampshire, las instituciones internacionales fueron diseñadas para prevenir el regreso de otra Gran Depresión y el colapso subsiguiente de la democracia liberal.

Sin embargo, una vez que el sistema de Bretton Woods se extinguió a principios de la década de 1970, estas instituciones internacionales se pusieron en contra de los mismos principios en los que se fundaron.

El Fondo Monetario Internacional, creado para ayudar a los gobiernos en apuros a mantenerse solventes, se transformó para forzar la dura austeridad de los más débiles. A fines de la década de 1990, para las personas de África, Europa oriental y Asia sudoriental, el acrónimo FMI se había convertido en sinónimo de recortes en la educación pública, la salud pública y la seguridad social. Más recientemente, y contra el mejor juicio de su propio personal, el FMI ayudó a la Unión Europea a extender la insolvencia de Grecia mientras desmantelaba las protecciones para los más necesitados.

Algo similar pasó con la otra institución de la era de Bretton Woods, el Banco Mundial. En lugar de actuar, de acuerdo con su mandato original, como el motor del desarrollo en interés de quienes carecen de acceso a fondos de inversión, el Banco Mundial trabajó estrechamente con el FMI para implementar el infame Consenso de Washington, difundiendo el evangelio de los mercados financieros liberalizados, privatización de los recursos naturales y acuerdos comerciales que dieron prioridad a la libre circulación de capitales y bienes, aunque nunca, por supuesto, de las personas.

Luego, está la Organización Internacional del Trabajo. Establecida tras la primera guerra mundial, la OIT reunió a 44 naciones en un compromiso compartido para mejorar las condiciones de trabajo en todo el mundo, una visión radical del internacionalismo y la primera de su tipo. “La pobreza en cualquier parte constituye un peligro para la prosperidad en todas partes”, proclama la constitución de la OIT, “y debe abordarse a través de la acción nacional e internacional”.

Sin embargo, un siglo más tarde, en un momento en que el trabajo está expuesto a la precariedad motivada ya la “Uberización” general, la OIT es a la vez más necesaria y más ausente que nunca. Después de haber cambiado su radicalismo temprano por evaluaciones técnicas secas y verificaciones de cumplimientos inútiles, la OIT ha perdido su prominencia política y, de hecho, casi ha desaparecido del vocabulario político.

En resumen, entre los años 70 y 90, estas instituciones internacionales cumplieron fielmente el orden mundial de Davos, sirviendo los intereses de la elite financiera en contra de los países a los que fueron diseñados para representar.

Hoy, después de una década perdida por la crisis financiera, el orden mundial de Davos se está resquebrajando bajo el peso del descontento global. Pero, trágicamente, ha sido el derecho xenófobo el que más ha ganado con este golpe de suerte de la indignación justa, tal como lo hizo en la década de 1930.

Los representantes de la Internacional Nacionalista emergente son explícitos acerca de lo que proponen hacer con nuestras instituciones internacionales: las destruyen. La suya es una visión de poder unilateral no controlada por las instituciones internacionales. “Si estuviera rehaciendo el consejo de seguridad”, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo: “Tendría un miembro permanente: Estados Unidos”.

Este plan de demolición ha polarizado progresivos entre dos campos. Algunos, reflexionando sobre la brutalidad del Consenso de Washington, aplauden el desafío a las instituciones internacionales, deseando que se desmoronen. Otros, temiendo el colapso del orden internacional “liberal”, saltan acríticamente en su defensa.

Ambos están equivocados Para lograr objetivos progresistas a escala global, desde los derechos de los trabajadores hasta la justicia climática, debemos reclamar a las instituciones internacionales y desplegarlas para ofrecer un International Green New Deal.

Por eso DiEM25 y el Instituto Sanders han lanzado el movimiento internacional progresista: movilizar a personas de todo el mundo para transformar el orden global y las instituciones que lo conforman.

El FMI debe supervisar una unión internacional de compensación monetaria que reequilibra los actuales desequilibrios de capital bruto y de comercio.

El Banco Mundial debe supervisar un Green New Deal en colaboración con los bancos de inversión pública de Europa y China, ayudado por intervenciones coordinadas en los mercados de bonos de nuestros bancos centrales.

La OIT debería tener el poder no solo para investigar países como los Estados Unidos y corporaciones como Amazon, sino también para sancionarlos por reprimir los esfuerzos de sindicalización y por no cumplir con las normas internacionales del trabajo.

Un fortalecimiento de las Naciones Unidas, con un consejo de seguridad elegido por una asamblea de la ONU que comprende no solo personas designadas por el gobierno, sino también ciudadanos de todo el mundo, debe forjar compromisos vinculantes para una rápida transición ecológica.

Muchas personas simpatizan con los objetivos del internacionalismo, pero dudan de su viabilidad: las instituciones, dicen, están fuera del alcance de la gente común. Pero tal visión es fatalista en el mejor de los casos, e imprudente en el peor. Hace apenas unos años, muchos progresistas pensaban que los partidos políticos como el Partido Laborista del Reino Unido y los demócratas de los Estados Unidos eran incapaces de redimirse. Pero los nuevos movimientos de base ahora están luchando para recuperar el control de estos partidos a nivel local, estatal y nacional. Si nuestros representantes políticos alguna vez se unieron para diseñar instituciones internacionales, no hay razón para pensar que no pueden rediseñarlas ahora.

Por supuesto, los internacionalistas deberían ir más allá del alcance de las instituciones existentes para imaginar otras nuevas. Nuestra crisis actual, como la de 1919 o 1944, es una oportunidad para desarrollar nuevas y mejores infraestructuras para lograr objetivos internacionalistas: una Autoridad de Justicia Fiscal, por ejemplo, que esté facultada para eliminar la evasión fiscal.

Pero podríamos comenzar con la modesta agenda descrita aquí debido a su pragmatismo. Las instituciones internacionales continuarán funcionando en el futuro previsible. La única pregunta que queda es cómo y para quién.

Los internacionalistas deben darse cuenta del poder de estas instituciones para transformar el mundo para mejor y reclamarlo como nuestro. Las alternativas, el status quo tecnocrático y el unilateralismo del hombre fuerte que ha surgido para desafiarlo, son simplemente inaceptables.

• Yanis Varoufakis es el co-fundador de DiEM25 (Movimiento de la democracia en Europa). También es ex ministro de finanzas de Grecia. Su último libro es And the Deak Suffer What They Must? : La crisis de Europa y el futuro económico de América.

• David Adler es escritor y miembro del Colectivo Coordinador DiEM25. Vive en Atenas, Grecia.