Concejalas de Ñuñoa exigen que la cuarentena en la comuna sea total y no parcial

Concejalas de Ñuñoa sostienen que es impracticable medida adoptada por el Gobierno y acusan eventuales presiones económicas.

Las concejalas de Ñuñoa Emilia Ríos (RD), Paula Mendoza (PS) y Patricia Hidalgo (PPD) exigieron hoy al Gobierno revertir la suspensión parcial de la cuarentena comunal, que permitirá que la zona sur del territorio deje de contar con restricciones de desplazamiento, argumentando que esta medida es impracticable por cuanto no se podrá fiscalizar adecuadamente que las personas cumplan su encierro domiciliario.

Según explicaron, la actual cuarentena ya se hace difícil de respetar en las actuales condiciones, con límites territoriales que colindan con municipios sin restricción, como La Reina y Macul, y a lo que ahora se sumará Providencia a partir del lunes, dificultad que aumentará, a juicio de las denunciantes, con el aislamiento aplicado sólo  al área sur de avenida Grecia. Por ello, acusan improvisación en las decisiones del Gobierno.

Al respecto, la concejala Emilia Ríos (RD) señaló que “esta decisión no se entiende desde una perspectiva de salud pública, mientras los casos siguen aumentando día a día, el gobierno opta por relajar medidas, lo que afectará a residentes y trabajadores que deberán desplazarse y así exponerse a fuentes de contagio. Si no hay transparencia en los datos, entonces se abre la sospecha fundada de que se privilegia la actividad económica, por ejemplo la inmobiliaria, por sobre la vida de las personas. Hoy el mensaje para la población debe ser claro, todas las vidas importan y se cuidan de la misma manera, no importa si están al norte o al sur de Ñuñoa”.

Por su parte, la concejala Paula Mendoza (PS) indicó que están completamente en contra de segmentar la comuna: “Ñuñoa es una sola y la medida debe proteger a toda la población, no solo quienes viven al norte de Grecia. Es inaceptable la determinación de las autoridades, porque al dividir la comuna dificulta aun más el cumplimiento y fiscalización. No tenemos otra explicación que razones económicas, pues hay diversos proyectos inmobiliarios en ese territorio que están paralizados por la actual cuarentena: acá se ha impuesto el dinero sobre el valor de la vida”.

En tanto, Patricia Hidalgo (PPD) coincidió en que “no se han dado razones epidemiológicas de peso para hacer esta división y pone en aprietos al propio municipio, en su funcionamiento, pues la mayoría de los servicios se mantendrán en la cuarentena, pero la mitad de la población, que es la que más acude a dichos servicios, no tendrá acceso a ellos. Le exigimos al Gobierno que revierta la medida y que la cuarentena se aplique en todo el territorio”.

Las concejalas insistieron en que este tipo de medidas parciales sólo causarán confusión entre los vecinos, y una sensación de relajo en la restricción, lo cual podría redundar en un aumento de los casos, que ya superan los 100 pacientes confirmados con Covid-19.