Cuatro sellos de Revolución Democrática para transformar Chile

Para las elecciones de este 2021, la apuesta e invitación de Revolución Democrática es que junt@s transformemos Chile para vivir mejor y con dignidad. Por esta razón, en cada una de las elecciones defenderemos estos cuatro sellos transformadores, que representan el espíritu de nuestros compromisos programáticos a nivel constitucional y de gobiernos locales.

Más democracia

Vamos a profundizar la democracia para decidir en qué país queremos vivir, donde la política no sea ajena a nuestros sueños. Lucharemos por un Chile donde las autoridades y la ciudadanía actúen como co-autores y co-responsables en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas y/o proyectos, socializando mecanismos de participación directa, asegurando las perspectivas de género y la participación de los grupos históricamente excluidos de las decisiones. Que avance en formas de descentralización y desconcentración del poder con mayores atribuciones para autoridades locales y que cuente con una asignación presupuestaria que contribuya a reducir las brechas económicas y sociales entre territorios. Y que permita resolver nuestros conflictos democráticamente, con estabilidad y sin los torniquetes que hoy nos impiden vivir con dignidad.

Futuro verde para un mejor vivir

Impulsaremos modelos socio-económicos que pongan en el centro la vida y el medioambiente, garantizando prosperidad, buen vivir y justicia social. Asegurar un manejo del territorio y los bienes comunes que permita adaptarnos a la crisis climática y reconocer la capacidad emprendedora, redistributiva y de orientación estratégica del Estado, con una mirada puesta en los fenómenos que hoy están cambiando la economía y la sociedad. Buscaremos desarrollar un modelo económico que garantice el bienestar social y económico, la protección ambiental y la resiliencia climática, el cual deberá estar en constante evaluación y actualización. Promoveremos la agricultura familiar campesina y comunitaria, y buscaremos nuevas formas de hacer empresas centradas en la participación del trabajador, como son las cooperativas autogestionadas, las empresas con propiedad sindical y empresas estratégicas nacionales; junto con minimizar impactos medioambientales, actividades contaminantes y promover modelos productivos sostenibles y adaptables. Así también, superar la división sexual del trabajo, generando un sistema de cuidados, reconociendo, valorando y asumiendo una función social insustituible.  

Convivencia diversa, libre y segura

Anhelamos un país plurinacional donde el ejercicio pleno de nuestros derechos civiles, políticos, sociales y humanos sean parte de nuestra cultura, y que el Estado cuide, proteja y garantice a nivel individual y colectivo. Un Chile donde la libertad plena no dependa del tamaño de nuestro bolsillo, donde se asegure el bienestar y la seguridad de nuestra sociedad en todo el territorio nacional, y donde el autoritarismo,  abuso, discriminaciones e impunidad dejen de ser normalidad. Apostamos por el reconocimiento sin matices de los derechos a la educación, seguridad social, salud, derecho a la vivienda digna, derechos de la naturaleza, derechos reproductivos y sexuales, y la interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos con garantías jurisdiccionales para hacerlos efectivos. 

Nunca más sin nosotras

Un Chile con enfoque feminista a toda escala que garantice la igualdad de ingresos, derechos, oportunidades y acceso a bienes y servicios de la sociedad. Con perspectiva de género que asegure nuestra dignidad, el bienestar, la erradicación de la violencia y la democratización de la justicia, sin impunidad. En donde se respeten y promuevan nuestros derechos sexuales y reproductivos, que se reconozca el derecho de poder decidir sobre nuestros cuerpos, que se avance en una efectiva corresponsabilidad parental, que se ponga fin a la división sexual del trabajo en base a estereotipos de género y se reconozca el trabajo reproductivo y de cuidados, desde la perspectiva de protección a quien lo ejerce.