Declaración ante la exigencia de la autoridad para la vuelta a clases

En el marco de las conversaciones que se han sostenido con diversas actorías del mundo social sobre el retorno a clases, como Revolución Democrática consideramos que el principal desafío del Ejecutivo es, tal como sostienen los tratados internacionales sobre Derechos Humanos y derechos sociales, económicos y culturales, garantizar y proteger el derecho a la educación, a través de trayectorias educativas de calidad y en espacios de aprendizaje de carácter preferentemente presencial.

No obstante, esto debe suceder sobre un piso mínimo de bienestar y seguridad que permita a las familias, directivos, profesionales de la educación y docentes asistir sin riesgos a los espacios escolares. Se requiere el establecimiento de líneas de acción común entre el Ministerio y los municipios, que a su vez, respeten las particularidades de cada comunidad escolar. El peso de la decisión no puede residir exclusivamente en los apoderados, el Estado tiene el deber de informar a las familias considerando particularmente a las familias más vulnerables y establecer políticas de protección de la salud basadas en el juicio de expertos.

Por tanto, en el contexto donde las cifras de contagiados y fallecidos siguen aumentando día a día, llamamos a las autoridades a ser garantes y agotar todas las posibilidades para generar las condiciones básicas de seguridad para todas y todos los integrantes de la comunidad escolar, apoyando diferenciadamente la recuperación de aprendizajes y resguardando la salud de la población, en especial de los grupos vulnerables como lo son los y las estudiantes con discapacidad.