Declaración de Frente Diversidad Sexual de RD sobre agresiones del Pastor Soto

Desde hace algún tiempo que algunos medios de comunicación han difundido los reiterados actos de acoso del supuesto pastor Soto y algunas personas que lo acompañan contra varios dirigentes de la diversidad sexual, tales como Rolando Jiménez y Luis Larraín. Este lunes 19 de Enero nos hemos enterado que el diputado Claudio Arriagada se ha transformado en su último blanco al haber sido interceptado por Soto y sus seguidores en las cercanías del Congreso Nacional, lugar en que fue violentado verbal y físicamente bajo argumento de su “incorrecta” condición sexual.
Durante el transcurso de la tarde hemos sabido que el propio gobierno ha condenado la agresión sufrida por el diputado Arriagada, lo cual como movimiento compartimos plenamente esperando que se realicen eficazmente las acciones judiciales que ameriten la gravedad de estos hechos.No obstante, además de adscribir al repudio general que ha suscitado este acto, exigimos que se reflexione y analice con seriedad la seguidilla de agresiones provocadas por este individuo y las peligrosas consecuencias que esto podría traer. En este sentido, nos interesa dejar en claro que tanto la agresión contra el diputado como contra cualquier chileno o chilena debe ser condenada judicial y socialmente, como así también se deben tomar los resguardos necesarios para que no ocurran otros incidentes que debamos lamentar.
Recientemente hemos presenciado con tristeza actos de extrema violencia justificados por el fundamentalismo religioso en Francia ¿acaso las autoridades chilenas tomarán cartas en el asunto sólo cuando ocurra una situación similar? ¿Debemos observar con impotencia cómo diversas personas, ciudadanos y ciudadanas de este país deben soportar improperios y acusaciones, tales como la pedofilia o la depravación, sólo por poseer una condición sexual distinta a la heterosexual y no compartir la religión de Soto y sus seguidores? ¿Es que acaso sólo la agresión física provocará un llamado a la cordura frente a este fanatismo desmedido? Hoy son insultos, acusaciones, apretones e incipientes golpes ¿mañana qué será? ¿Se preocupa la opinión pública tanto de la agresión contra una autoridad como de los recientes asesinatos de jóvenes transexuales en poblaciones vulnerables de Santiago?

Revolución Democrática condena enérgicamente este tipo de actos, tanto el cometido contra el diputado Arriagada y los dirigentes de la diversidad sexual como los que no gozan de tanta tribuna, aquellos silenciados por la pobreza o la marginalidad. También esperamos que en el caso puntual del supuesto pastor se tomen las acciones necesarias para terminar con sus reiteradas agresiones, entendiendo que en un Estado de derecho como el chileno ninguna fe, ideología o institucionalidad puede estar por sobre la dignidad de las personas. Basta ya de esta ignorancia y violencia. Todos, todas y todxs merecemos respeto.