Declaración pública ante la manipulación de evidencia en el marco de la Operación Huracán y resistencia al allanamiento por parte de la unidad policial en Temuco.

Como Revolución Democrática hemos insistido en cuestionar la persecución por parte de las policías y del Estado de Chile en contra de líderes del pueblo mapuche, quienes han reclamado pública y abiertamente sus derechos colectivos como pueblo-nación, demanda que respaldamos y de la que nos hacemos parte.
Ante los hechos acontecidos en los últimos días, y en consecuencia con nuestras declaraciones anteriores, desde Revolución Democrática manifestamos:
1.- Rechazamos tajantemente la manipulación de evidencia por parte de Carabineros de Chile. Este actuar demuestra una vez más la criminalización racista hacia nuestros pueblos originarios, usando tácticas que no distan mucho de los montajes que en dictadura se utilizaron, para justificar el Golpe de Estado.
2.- Los hechos sustentan las reiteradas denuncias de la existencia de una persecución política contra el pueblo mapuche, de sus dirigentes y autoridades ancestrales, que por distintas vías han reclamado y reivindicado sus derechos colectivos como pueblo-nación.
3.- El Estado ha desperdiciado cuantiosos recursos públicos en perseguir a través de las policías a un enemigo que no existe, criminalizando de paso la justa demanda mapuche, dejando de lado el interés de desarrollo en sana convivencia que los habitantes de la región ansían, donde la política tradicional no ha dado el ancho, manteniendo a la región como la más pobre entre las pobres.
4.- Nos entristece enormemente que las fuerzas policiales y judiciales no estén trabajando para los pueblos de Chile, sino perpetuando la discriminación del pueblo mapuche. Se hace urgente una reestructuración de las fuerzas armadas y de orden.
Los continuos atropellos contra el pueblo mapuche, genocidio, despojo y empobrecimiento, seguidos de la negación y la criminalización, no hacen más que profundizar un conflicto que es político y que, con respaldo del derecho internacional, cuestiona los pilares que han querido imponer como inamovibles las elites conservadoras. ¿Qué hubiese sucedido si la policía no hubiese intentado involucrar al fiscal? ¿se hubiese visibilizado este problema?
Exigimos que el Gobierno de Chile, el poder judicial y las fuerzas armadas muestren un mínimo de respeto por los derechos humanos.
 
Territorio Araucanía,
Comisión Derechos Humanos,
Revolución Democrática