Declaración Pública: Ante crisis sanitaria y ambiental Quintero, Puchuncaví y Concón


En el contexto de la crisis socioambiental que afecta a los habitantes y ecosistemas de Quintero, Puchuncaví y Concón, y de las desafortunadas declaración del ministro de Salud, Revolución Democrática declara lo siguiente:
Solidarizamos con las comunidades que han visto afectadas su calidad de vida, salud y dignidad, la transformación de sus territorios en zonas de sacrificio ambiental, y sus derechos fundamentales vulnerados durante décadas por parte de los gobiernos de turno, priorizando el crecimiento económico a costa de exponer a la comunidad a un ambiente contaminado.
Múltiples estudios indican de manera irrefutable que la exposición aguda y crónica a emisiones contaminantes, aumentan la mortalidad de la población, especialmente en grupos vulnerables como niñas, niños y adultos mayores. Así mismo, incrementa de manera importante las hospitalizaciones por enfermedades respiratorias, cardíacas, cutáneas y cancerígenas. El Estado de Chile y sus instituciones han vulnerado los derechos humanos de los habitantes de la zona de sacrificio, exponiéndoles a un riesgo y detrimento permanente y sistemático de su salud.
El principio subsidiario impide que el Estado tome un rol activo en decidir el modelo de desarrollo que camine hacia la sustentabilidad y la protección de los derechos humanos de las comunidades, incumpliendo así la garantía del derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, como lo señala la Constitución
Ningún gobierno ha asumido la responsabilidad política, ni el Estado ha tomado un rol activo en implementar un modelo de desarrollo que camine hacia la sustentabilidad y la protección de los derechos humanos de las comunidades, como lo señala la Constitución. De hecho, durante el primer mandato del Presidente Piñera, se hizo caso omiso a información enviada por el SEREMI de Salud de Valparaíso en 2011, sobre un estudio realizado en 14 colegios para ver rastros de diversos metales, el que concluye que “En cualquier caso, los resultados de los análisis confirman la imperiosa necesidad de establecer un plan regular y permanente tanto de limpieza industrial como de vigilancia epidemiológica en la totalidad de los establecimientos evaluados”, sin ser materializado. En el segundo mandato de la Presidenta Bachelet, en 2017, la Contraloría rechazó el Plan de Descontaminación Atmosférica de las comunas de Concón, Puchuncaví y Quintero, que había sido aprobado un año antes por el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, fundando su rechazo en que “las medidas dispuestas para las aludidas fuentes puntuales[…], no se traducen en una efectiva reducción de los contaminantes de sus fuentes, por lo que el presente instrumento de gestión ambiental no cumple con la finalidad que la normativa le asigna”. Ejemplos que develan la falta de voluntad política para dar solución a este grave problema.
Actualmente, vemos cómo el gobierno, responsabiliza a ENAP, de ser la causante de las emisiones, sin pruebas concretas o evidencias comparativas con otros planteles industriales de la zona; decide suspender las clases en los colegios en vez de detener el funcionamiento de industrias contaminantes.
A lo anterior, se suman las inaceptables declaraciones del Ministro de Salud, Emilio Santelices, respecto a poner en duda la gravedad del desastre ambiental y sanitario. Lo emplazamos a disculparse por los aberrantes e injustificados dichos, cuando ya son más de 400 personas las afectadas por intoxicaciones agudas, y miles los intoxicados por décadas.
Hacemos un llamado al Presidente Piñera a que:
Escuche a las comunidades que viven día a día la contaminación y que están tensionadas entre tener trabajo y tener salud.
Elabore un Plan de Descontaminación Atmosférica en las comunas de Concón, Puchuncaví y Quintero, que disminuya la concentración de contaminantes dañinos para la salud de la población.
Se materialice en el corto plazo la inversión en las empresas públicas, para la implementación de la tecnología probada para el control de emisiones y el tratamiento de residuos.
Se elaboren normas de calidad ambiental para Arsénico y BTX (benceno, tolueno y xileno).
Destine los recursos necesarios para que los Servicios Públicos con competencia ambiental cumplan con su función fiscalizadora.
Hacemos un llamado a los sindicatos de trabajadores y profesionales, tanto de las compañías públicas como de las privadas a comprometerse a ayudar esclarecer el origen de las emisiones.
Como Revolución Democrática, nos comprometemos a no abandonar a los habitantes, pobladores y trabajadores de las zonas de sacrificio. A trabajar en conjunto con las organizaciones sociales y comunitarias del territorio. A hacer todo lo posible para superar esta situación y establecer las responsabilidades políticas y legales que correspondan. En ese contexto, adherimos al Petitorio de las Organizaciones Sociales de Quintero y Puchuncaví, entregado en el Palacio de La Moneda el pasado viernes 24 de agosto del 2018. Los sucesos ocurridos nos obligan y hacemos un llamado a la sociedad toda a mirarnos y reflexionar en torno a conceptos como desarrollo, sustentabilidad, equidad y justicia social y ambiental.

Consejo Político Nacional de Revolución Democrática
Directiva Nacional de Revolución Democrática
Directiva Regional Valparaíso
Directiva Regional Metropolitana
Senador Juan Ignacio Latorre Riveros
Diputada Catalina Pérez Salinas
Diputado Jorge Brito Hasbún
Diputado Pablo Vidal Rojas
Diputada Maite Orsini Pascal
Diputada Natalia Castillo Muñoz
Diputado Giorgio Jackson Drago
Diputado Miguel Crispi Serrano
Diputado Renato Garín Gonzalez
Frente EcoSocial Región Valparaíso y Región Metropolitana
Comisión de Salud Región Metropolitana y Región Valparaíso
Comisión de Nuevo Modelo de Desarrollo Región Metropolitana
Comisión de Derechos Humanos