Declaración Pública de Revolución Democrática sobre proyecto de reforma del código de aguas presentado por el gobierno de la presidenta Bachelet

Ante el hecho político de envío al Congreso por parte del gobierno de la presidenta Bachelet, el día 8 de octubre pasado, de una indicación sustitutiva que propone una reforma al código de aguas, Revolución Democrática declara:
1
Queremos manifestar con claridad a todos los chilenos y chilenas cuál es, para nosotros, el sentido social y político de este acto del gobierno. A partir de este planteamiento inicial, continuaremos durante las próximas semanas precisando nuestra opinión respecto a temas específicos y relevantes contenidos en esta indicación. Asimismo haremos públicas nuestras propuestas alternativas en relación a varios de los artículos y modificaciones que allí se indican.
2
Nos parece que este acto del gobierno de la presidenta Bachelet no hace sino confirmar la relevancia nacional que hoy tiene para todos los habitantes del territorio nacional, la cuestión de la institucionalidad y las estructuras jurídicas de las aguas. La presidenta está comenzando a cumplir con los anuncios que hizo al país en esta materia, durante su discurso del 21 de mayo de 2014. Esperamos ahora su pronunciamiento respecto de una ley de protección de glaciares.
3
En relación a las aguas, comprobamos que la estructura de mercado y el lucro que hoy existe en Chile, reproduce la misma estructura que encontramos en educación, salud, previsión, etc. La alta concentración en la propiedad facilita los abusos y el aumento de esa misma concentración.
Creemos que Chile debe dejar atrás esa estructura, y pasar a un régimen que considere las aguas un derecho humano fundamental. Las aguas entregan múltiples beneficios sociales, económicos y culturales –como sucede especialmente para nuestros pueblos originarios-. Creemos que la sustentabilidad de la vida descansa, en buena parte, en la adecuada relación que logremos mantener con las aguas que, precisamente, sustentan y embellecen los territorios.
4
Compartimos la afirmación del mensaje del ejecutivo contenida en su indicación sustitutiva y que dice: “Nuestra legislación, desde muy temprano, ha considerado que ‘las aguas son bienes nacionales de uso público’. Sin embargo, no es concebible que esta declaración sea letra muerta: es necesario dotarla de un contenido sustantivo”. Declaramos que ese contenido sustantivo solamente se alcanzará cuando el estatus de las aguas logre un reconocimiento constitucional. De esta materia, la indicación sustitutiva nada dice.
5
Compartimos lo dicho en el texto enviado al Congreso cuando reconoce el “gran déficit regulatorio” de las aguas en Chile, y las diferencias con lo que sucede respecto de los países de la OCDE.
6
Nos parece un avance importante que esta indicación sustitutiva, por primera vez desde que el código de aguas fue impuesto por la dictadura en 1981, señale restricciones a las condiciones de tiempo de la concesión de derechos de aguas (no más “a perpetuidad”). Habremos de considerar en su momento si estas nuevas condiciones de tiempo son apropiadas. Nos parece muy importante lograr transformaciones también para las aguas ya concesionadas, que constituyen entre el 80 y el 90% de las aguas disponibles en el país.
La introducción de condiciones de caducidad de derechos es un cambio sustantivo, porque incorpora un elemento que hasta ahora simplemente no existe. Habremos de considerar en cada caso lo apropiado de esas condiciones y el nivel de sus exigencias.
7
Nos parecen de primera importancia las normas propuestas para establecer usos prioritarios de las aguas –considerando como prioridad fundamental aquella del uso doméstico y saneamiento-. Actualmente tal esquema de prioridades simplemente no existe, y las decisiones de mercado pueden dejar a comunidades completas sin agua para beber en cualquier momento.
8
Creemos que todavía queda mucho que decir acerca de los cambios propuestos y mucho que avanzar para lograr un verdadero régimen público de las aguas. Revolución Democrática intervendrá en el proceso legislativo de esta reforma al código de aguas, y acordará con las organizaciones sociales ligadas al agua acciones conjuntas para manifestar la opinión de tantas comunidades hoy afectadas por la escasez y/o la injusticia con las aguas.
9
Nos resultan importantes los cambios en elementos del lenguaje del código. Por ejemplo, el cambio en el uso del vocablo “dueño” por el de “titular”, del vocablo “en dominio” por “uso y usufructo”. Estos son avances para transformar la cultura de las aguas que ha creado el código, con predominio absoluto del sentido de la propiedad privada. Apoyaremos nuevas formas de “creación de realidad” por la lengua, especialmente cuando destaquen las consideraciones del bien común y de gestión comunitaria, que expresan otro tipo de sociedad para Chile.
 
Frente EcoSocial de RD
-con la colaboración de Oscar Reicher, Territorio Bio Bio-
Propuesta al Consejo Político de RD
Declaración Pública de Revolución Democrática
sobre proyecto de reforma del código de aguas presentado
por el gobierno de la presidenta Bachelet
(indicación sustitutiva al Boletín 7543-12)
13 de octubre de 2014