Declaración Pública respecto al acuerdo entre CORFO y SQM por la explotación del litio

Declaración Pública RD por la explotación del litio en el Salar de Atacama

Desde Revolución Democrática, consideramos que el beneficio económico del acuerdo entre CORFO y SQM por la explotación del litio en el Salar de Atacama, no es suficiente argumento para apoyarlo, y por tanto rechazamos el acuerdo por las siguientes razones:
1.- SQM es una de las empresas más corruptas de Chile. Ha sido sancionada por la OIT por prácticas antisindicales, ha incumplido gravemente normativas medio ambientales de su actual Resolución de Calificación Ambiental (RCA), ha dejado impagas rentas de arriendo comprometidas con el Estado, ha evadido impuestos con un sistema fraudulento de compra y venta de acciones en cascada a sus filiales, y lo más grave, corrompió la política a través del financiamiento ilegal de 159 personas de diversos colores políticos, arriesgando el ordenamiento institucional y la democracia de nuestro país.
2.- El incumplimiento del convenio 169 de la OIT, al no consultar a las comunidades atacameñas (parte del Área de Desarrollo Indígena Atacama La Grande) y tan sólo visitar a algunas de ellas para informar sobre el acuerdo. En respuesta, el Consejo de Pueblos Atacameños y otras organizaciones interpusieron un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Santiago.
3.- Se triplica la cuota de extracción de litio hasta 2030 sin realizar un estudio hidrológico integral del Salar de Atacama. Se contraviene, así, las recomendaciones del documento de Gobernanza de los Salares del Ministerio de Minería y del Informe de la Comisión Nacional del Litio (2014). El aumento del proceso extractivo y del uso industrial de agua debe estar sujeto a un nuevo Estudio de Impacto Ambiental, evaluación del SEIA y RCA.
4.- El extremadamente preocupante daño existente en el Salar de Atacama, un ecosistema frágil y donde se encuentra la Reserva Nacional Los Flamencos. Una muestra de la crisis hídrica es la declaración por la DGA de cuencas agotadas de los ríos San Pedro y Vilana el año 2016, debido a la disminución de un 50% de sus caudales, los que son afluentes del Salar de Atacama. La situación es agravada por la entrega de derechos de aguas que sobrepasan la capacidad de recarga del Salar, generando una grave extinción de fauna endémica de flamencos (especie ya amenazada) y una notoria disminución de bofedales y vegas, parte de los humedales existentes en el salar.
5.- El escaso nivel de fiscalización estatal sobre el cumplimiento de la actual RCA, al no contar con mediciones propias o independientes. El acuerdo ni siquiera considera una autofiscalización de la empresa. Asimismo, en el mismo Salar, gozan de derechos de agua gratuitos otras grandes empresas mineras como Escondida y Zaldívar, situación que es propia para la dilución de responsabilidades e incluso una carrera por consumir los recursos.
6.- El acuerdo considera una reserva a precio preferente de solo un 25% de la producción total de litio para que tenga valor agregado, sin garantizar un encadenamiento productivo, ni la instalación de empresas relacionadas en Antofagasta, ni la incidencia del Estado en las decisiones de inversión. Esto generará una brecha industrial al año 2030 en comparación con Bolivia y Argentina, que harán grandes inversiones en sus propios salares, contando ya con plantas experimentales de baterías de litio (Bolivia) o empresas de agregación de valor (Argentina).
 
Como país, con el salitre y el cobre, ya hemos recorrido el camino del extractivismo sin importar nuestras condiciones laborales o ambientales. No debemos repetir la historia con el litio.
Con una visión integral y sustentable, con una explotación estatal, con la creación de un Instituto de Investigación para usos del Litio que busque encadenamientos productivos con manufacturas de alta productividad, como baterías para vehículos eléctricos u otros bienes industriales, nuestro país puede lograr ser una potencia mundial exportadora en tecnologías de energías y en armonía con el medio ambiente y las localidades. No desperdiciemos esta oportunidad.
Coordinación de Desarrollo Sustentable RD.