Declaración sobre actos de violencia en el Instituto Nacional

Como partido declaramos nuestro repudio al accionar de Carabineros y el ingreso de Fuerzas Especiales al Instituto Nacional, con la consecuente escalada de violencia que éste significa.

La crítica situación del Instituto Nacional no ha podido ser resuelta por las autoridades educativas municipales, toda vez que se ha implementado una política sistemática de criminalización y represión. En particular, el alcalde de Santiago Felipe Alessandri ha vuelto infructíferos los espacios de diálogo, al permitir a la fuerza pública actuar sin resguardo de los derechos de los niños, niñas y jóvenes.

Que un grupo minoritario de estudiantes haya -potencialmente- participado de actos de violencia -del todo reprochables- no justifica de ninguna forma el abuso de poder y la violencia ejercida por Carabineros, más bien es un llamado urgente a la reflexión pedagógica en conjunto con toda la comunidad. En los últimos días hemos visto el ejercicio de fuerza desmedida y la violación de derechos fundamentales de resguardo y seguridad de los estudiantes de este establecimiento. Las imágenes de fuerzas policiales en las aulas nos lleva a recuerdos del pasado autoritario que no se deben volver a repetir nunca más.

Criticamos el obstinado esfuerzo del gobierno de abordar el ámbito educativo con un enfoque de seguridad pública, planteado principalmente en su propuesta  Aula Segura, en desmedro de uno que garantice derechos. Los hechos acontecidos demuestran que esta perspectiva ha sido un fracaso rotundo y hasta contraproducente. La violencia nunca es la respuesta y vulnera de manera inaceptable los derechos humanos básicos y las confianzas de toda una comunidad educativa, como han acusado diversos organismos internacionales y nacionales. La convivencia se construye en comunidad y sólo podrá resguardarse en la medida que existan espacios de reflexión y participación comunitaria, donde se acuerden derechos y responsabilidades, así como medidas de reparación cuando éstos no se cumplan, primando una visión formativa y pedagógica y no una punitiva, que es la impulsada por el gobierno local y el propio Ministerio de Educación. Instamos a las autoridades e instituciones a buscar nuevas fórmulas, abrir estos espacios para llegar a una solución  en el corto plazo y sostenible.

Asimismo, declaramos nuestro apoyo a todos y todas quienes se movilizan por un nuevo proyecto nacional de educación para el país; el reciente paro docente, de educadoras/es parvularias/os, diferenciales y universitarias/os, y por supuesto, las secundarias/os que legítimamente defienden el derecho a la educación.