Discurso de bienvenida a los nuevos miembros de RD: Quién soy yo para estar en Revolución Democrática

Más que nunca soy consciente del conocimiento al que no tuve acceso, de los derechos que se nos negaron, incluso antes de nacer, de que la oferta de alcanzar nuestros sueños a crédito, tienen intereses que nos hipotecan la vida. Hoy sueño que todos entendamos que la fuerza para lograr las transformaciones está en nuestras manos y que juntos podremos salir de esta sensación frustrante de “es lo que me tocó”.


Yo, vi las marchas del 2011 por televisión y trataba de descifrar qué era lo que estaba pasando, de verdad sentía que había algo ahí, pero me costaba entender “los cabros con uniforme marchando”, cuando yo estaba en la media, entre el 97 y el 2000, nuestro mayor acto de rebeldía y descontento era sentarnos en el pasto de la plaza de la Constitución, después de salir del INSUCO de mis amores.
Pero ¿qué era lo que estaba pasando?, quienes eran esos chiquillos que hablaban tan clarito, en especial ese con el nombre raro, ¿qué es lo que estaban tratando de decirnos? de a poco lo entendí, nos estaban diciendo que teníamos derechos… cosa que no se si antes alguien había dicho con tanta certeza.
De a poco les fui tomando cariño, y los empecé a escuchar, me di cuenta de que pucha! no estaban jodiendo… estudié dos años en una universidad privada en jornada vespertina, entremedio congelé un año, para pagar el primero y después seguí, hasta que me di cuenta que a ese ritmo me iba a demorar más de una década en sacar mi título y en sólo dos años ya había pagado más de 5 millones de pesos (y 5 millones de hace casi 10 años) y peor, iba a salir con un título de Periodista de una Universidad que cada día tenía peor reputación, por su gran inversión en publicidad y sin destacar en nada como aporte a la sociedad, no tenía muchas opciones en realidad así es que “congelé” permanentemente.
Bueno, ese 2011 terminé una noche afuera de mi casa, cacerola en mano, junto a mis dos pequeños hijos, cada cuál con un sartén y una cuchara, metiendo boche junto a los vecinos. Les seguí la pista a estos chiquillos, leía sus entrevistas, sus twitter, un día el del nombre raro publicó algo de una “RDemocrática”. Fui a su página y leí su carta fundacional (yo en algún momento de la vida me había dado la lata de leer los principios de varios partidos, pero sentía que eso era para otras personas) leí dos veces más la carta, para saber si es que de verdad estaba en completa sintonía o era yo la que estaba entendiendo mal. Me inscribí. A la semana me empezaron a llegar invitaciones de “Santiago Poniente” para reunirnos, a la tercera logré calzar mis horarios. Una tarde súper fría de junio del 2012 llegué a una reunión y me preguntaron “¿Qué estudias tú?” igual me dió cosa, primero aclararles que yo era más vieja y después que no estudiaba, que era trabajadora, mamá y que me gustaba la política porque si, que venía a ver de qué se trataba esto. Lo dije entre dientes, a nadie le pareció raro… así es que me quedé. No se como pasaron esas horas y cuando me fui tenía los pies más fríos que cuando llegué, pero con el corazón acalorado, había encontrado mi lugar.
De ahí un proceso lleno de aprendizaje y rodeada de personas increíbles, que sigo conociendo todos los días. A principios de año y no se cómo! Me eligieron para ser la Coordinadora de Acción Política, y así, ser parte de la Directiva de este Movimiento. En un principio, la verdad es que estaba aterrada! ¿qué sabía yo de política? hoy me siento afortunada de la experiencia que adquiero y de tener la oportunidad de sumar a este movimiento que me tomó el corazón y que no me lo va a soltar.
Más que nunca soy consciente del conocimiento al que no tuve acceso, de los derechos que se nos negaron, incluso antes de nacer, de que la oferta de alcanzar nuestros sueños a crédito, tienen intereses que nos hipotecan la vida. Hoy sueño que todos entendamos que la fuerza para lograr las transformaciones está en nuestras manos y que juntos podremos salir de esta sensación de frustrante de “es lo que me tocó”. En eso estamos con los territorios, en Santiago Poniente, en San Miguel-PAC-Lo Espejo, en Santiago Centro, en Providencia-Ñuñoa, en Las Condes-Vitacura, en La Florida, en La Reina-Peñalolen. En Antofagasta, en Valparaiso, en Talca, en BíoBío, en Los Lagos, en Valdivia, en Magallanes. Con un tremendo grupo de chilenos repartidos en el mundo trabajando en conjunto desde RD Extranjero.
Hemos empezado ya en Aconcagua y en Renca. Nos estamos acercando a Temuco, a Puente Alto y a La Pintana. Y esperamos que este listado sea mucho más grande a fin de año.
Hoy creo mucho más en los demás, y creo mucho más en mi. Duermo poco y mis amigos me acusan de estar tan ocupada con la revolución, pero me lo dicen con un tono de “dale no más”. La verdad es que soy muy feliz. Ya no soy una simple espectadora, creo que es el tiempo de despertar, es el tiempo de hacernos cargo de nuestro país, creo que hoy es tiempo de crear!
Bienvenidos!
Tatiana Urrutia
Coordinadora Acción Política
@tatyurru