Editorial | Pensiones: ¿A quién favorece la “reforma” del gobierno?

Por Maite Orsini, diputada por el distrito 9 e integrante de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social.

El programa del gobierno oficialista prometía que ningún pensionado viviría bajo línea de pobreza con la reforma previsional en régimen. Hoy le dice a una señora de 68 años, que intenta sobrevivir con 107 mil pesos al mes, que este proyecto se hará cargo de su problema ofreciéndole 118 mil. Para llegar a los 160 mil, tendría que sobrevivir 17 años más. Y adivinen: seguiría bajo la línea de la pobreza. 

Si este proyecto no es para las y los más necesitados, ¿para quién es? Lamentablemente el oficialismo no ha entregado datos claros del impacto de la reforma por nivel socioeconómico. El que sí ha dado luces sobre esto es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que planteó que el alza de la cotización aumentará en un 40 % las pensiones, pero sólo para el decil de personas más ricas del país. Eso se pondría en práctica recién en 48 años más.

Las pensiones pueden estar compuestas de tres maneras: sólo de un subsidio estatal; ser en parte autofinanciadas y en parte subsidiadas por el Estado; o ser completamente autofinanciadas. En el primer caso, su aumento dependerá del alza de la Pensión Básica Solidaria que, sabemos, no los sacará ni hoy ni en 50 años de la pobreza. En el segundo caso, efectivamente con el alza del 4% aumentará su pensión autofinanciada. Pero en la medida que aumenta la pensión autofinanciada disminuye el aporte estatal ¿Qué pasará con ese grupo? Por cada $100 de nuevos aportes, $32 se descontarán del complemento solidario. En definitiva quienes verán un aumento real del 40% serán las personas del decil más rico, que tienen la capacidad de autofinanciar completamente su pensión.

El gobierno notó este problema y propuso una mitigación para los más perjudicados: el bono clase media y el bono mujer. Lo que no consideró (o prefirió omitir), es que por sus requisitos de acceso, esos bonos en vez de ir a la parte de la clase media y de las mujeres que más le urge, irá a los más privilegiados ¿Quiénes sino los favorecidos por nuestro injusto mercado laboral llegarán a tener 22 años de cotización, en el caso de los hombres y 16 en el caso de las mujeres? Incluso el pequeño grupo de actuales jubilados que cumpla con ese requisito, se topará con otro problema: el bono tendrá un máximo de $22.000 para los hombres y $27.500 para las mujeres. 

Recapitulando: los montos de la pensión básica solidaria sólo aumentará en $10.730 para quienes tengan menos de 70 años, y, aunque en los otros rangos etarios los aumentos serán mayores, en ningún caso superarán la línea de la pobreza. ¿Qué pasará con la clase media? Le costará muchísimo acceder, irónicamente, al bono que el gobierno creó con su nombre. ¿Cuando veremos los grandes aumentos que promete el gobierno para toda la población? En algo así como 50 años, cuando quienes alcancen a cotizar con el 4% extra jubilen.