El rodeo: ¿deporte nacional? ¿maltrato animal?

El rodeo es considerado un deporte que se practica durante todo el año en nuestro país, pero que se hace presente, con mayor intensidad, durante el mes de septiembre producto de las Fiestas Patrias. A pesar de todo lo anterior, éste deporte es cuestionado por diversas agrupaciones y organizaciones, por contravenir diversos aspectos éticos y legislativos relacionados con la protección de los animales, y porque, además, se financia en gran parte con fondos públicos. Entonces, ¿es el rodeo una prioridad presupuestaria para el fomento del deporte y la cultura?
La práctica del maltrato animal como parte de actividades consideradas deportivas y/o recreativas no responde más que a una violenta forma de dominancia de la especie humana, que nada tiene que ver con desarrollo equilibrado y una sociedad más feliz y sana.
Es, por lo tanto, que el rodeo es una actividad cuestionada, en tanto se considera una excepción injustificada al principio general de protección establecido en la ley de protección animal (ley 20.380 del año 2009), el cual afirma: “[…][La] ley establece normas destinadas a conocer, proteger y respetar a los animales, como seres vivos y parte de la naturaleza, con el fin de darles un trato adecuado y evitarles sufrimientos innecesarios”. Sin embargo, se hace una excepción en el artículo 16º de la misma ley, afirmando que las normas de protección animal no se aplicarán a los deportes en que participen animales, tales como el rodeo, las corridas de vacas, el “movimiento a la rienda” y los deportes ecuestres. Frente a esta situación nos encontramos con algo más profundo, y que corresponde a una cultura que permite y avala prácticas relacionadas con el maltrato y un “sufrimiento innecesario” de animales.
El rodeo se declaró deporte nacional en el año 1962 y esta calificación le ha permitido acceder a recursos públicos destinados al fomento del Deporte y la Cultura contribuyendo directamente a su financiamiento. A pesar de que ha sido repetidamente criticada y puesta en entredicho por quienes promueven los derechos de los animales, quienes se manifestaron realizando marchas en Santiago y regiones el 2013 y que este año se movilizaron en una nueva “Marcha contra el rodeo y por un septiembre sin crueldad”. Plaza Italia fue el punto de encuentro para hacer pública la oposición de miles, a una actividad que hace del sufrimiento innecesario de seres vivos y sintientes, un culto que aun cuando se encuentre arraigado en la historia nacional, es un arraigo que no justifica el dolor y la diversión a costa de un ser vivo indefenso.
El uso de recursos públicos para el financiamiento del rodeo llama a preguntarse sobre las prioridades que existen en el país en materia de fomento a la cultura e identidad nacional. Existen muchas otras actividades que promocionan la cultura y las tradiciones chilenas, las cuales nos unen y nos alegran, y que requieren de forma urgente de un mayor aporte de recursos públicos para poder seguir existiendo sólo por el el lobby de grupos pequeños, que se benefician económicamente de una actividad que provoca maltrato, sufrimiento y crueldad innecesaria en los animales que utiliza, y que por lo demás se financia con los impuestos que pagamos cada uno de los chilenos.
Comisión Animalista del Frente Eco Social de Revolución Democrática
ecosocial@revoluciondemocratica.cl
Agradecimientos a:
Cristian Miquel miembro activo de RD
Marcelo Barrías, Antropólogo de la U. de Chile
Animal Libre, organización pro derechos de los animales