“Hay un temor que han instalado grupos que están en contra de la reforma educacional”

El estudiante de odontología recorrió sectores de Punta Arenas para explicar los proyectos de ley presentados por el Gobierno de Michelle Bachelet.


Alberto Inzulza tuvo que poner en pausa sus clases de odontología para responder a la invitación que le hizo la coordinadora en Magallanes del movimiento político Revolución Democrática -fundado, entre otros, por el ex presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) y hoy diputado, Giorgio Jackson- y viajar a la región más austral de Chile para explicar y defender los proyectos de ley presentados por el Gobierno de Michelle Bachelet en materia educacional.
Su defensa no es azarosa: el movimiento que representa -en el que ostenta el rol de coordinador nacional estudiantil- tiene a algunos de sus representantes instalados en puestos claves del Ministerio de Educación: entre ellos, el también ex presidente de la FEUC, Miguel Crispi, quien es uno de los principales asesores del titular de esa cartera, Nicolás Eyzaguirre.
En conversación con Pingüino Radio, Inzulza explicó que “queremos avanzar hacia una educación menos segregadora. No podemos entenderla como un bien de consumo, tiene que ser entendida como un derecho social: más allá de los ingresos, el estatus o la ubicación, que todos tengamos la misma posibilidad de alcanzar una buena educación”.
El estudiante reconoció que “la reforma en sí tiene su grado de complejidad, pero el objetivo es simple: aumentar la integración, disminuir la segregación y aumentar la calidad para todos, en base a como el Estado se hace responsable y garante de la educación”.
Al explicar una a una las inicativas de ley, Inzulza sostuvo que “la selección no beneficia al sistema escolar, sino que resta valor educativo. Tenemos que buscar un sistema que integre, que dé igual el promedio, sino que todos se puedan desarrollar y generar capacidades”.
El estudiante agregó que “segregar es impedir la integración de niños y niñas y la capacidad de aprender unos de otros. Los niños que tienen más bajo rendimiento se complementan de los de mejor rendimiento. Vivimos en una sociedad diversa que tiene que integrarse”.
Sobre este punto, el representante de Revolución Democrática dijo que “el fin a la selección va enfocado a que hay regulaciones que impiden a ciertos niños entrar al colegio, los padres casados, el dinero. El colegio decía que unos no tenían las capacidades por factores externos. El nuevo sistema va a ser uno mucho más abierto, donde el colegio no va a poder elegir qué padres llevan a sus hijos”.
Insulza reconoció que “está bien seleccionar por rendimiento académico, pero hoy hay colegios que seleccionan por la capacidad de pago de los padres”.
Sobre el fin al copago, el estudiante recalcó que “los recursos públicos tienen que ser gastados en un 100% en fines educativos. Muchos de los fondos públicos son gastados en ganancia para el sostenedor o los recintos”.
Agregó que el proyecto busca “eliminar el copago en un plazo de 10 años, pasando a gratuidad voluntaria: si el establecimiento no quiere pasar a gratuidad, puede pasar a particular. Es un plazo progresivo, con un tiempo necesario”.
Sobre las críticas a los proyectos de ley presentados, Inzulza afirmó que “hay un temor generalizado que han instalado grupos que están en contra de la reforma, pero lo importante es tener una claridad y hablar de integración. No puede ser que sólo los priveligados puedan entrar a la educación superior; es fundamental que todos tengamos los mismos derechos a entrar a una universidad, un centro de formación técnica o un instituto profesional”.
De todas maneras, el estudiante agregó que “esta reforma consta de siete proyectos educativos. Tenemos que ir con calma. Primero son estos tres; en la malla de la reforma misma vienen otros temas, como el tema de la docencia y cómo nuestros profesores se relacionan con los proyectos educativos”.
 
Fuente: elpinguino.com