Presencia de metales pesados en los cuerpos de ex trabajadores de Codelco, División Ventanas

En relación a la confirmación de la presencia de metales pesados (plomo, arsénico, mercurio, entre otros) encontrados en los cuerpos exhumados de ex trabajadores de Codelco, División Ventanas (Ex Enami), declaramos lo siguiente:

Consideramos como un hecho grave que la Fiscalía de la Región de Valparaíso detectara la presencia de metales pesados en los cuerpos de Gabriel Arroyo Román, Clemente Aguilera Romero, Raúl del Carmen Lagos Bastías y Héctor Segundo Torres Villalón. Los restos mortales de estos trabajadores exhumados del Cementerio de Puchuncaví confirman de manera categórica la tesis de la Asociación de Ex Funcionarios de Enami, quienes sostienen que tanto las personas que trabajaron directamente en la fundición de Ventanas, como las personas que viven en sus alrededores, han estado expuestos durante décadas a altísimos niveles de metales pesados, los que han provocado numerosos casos de cáncer nasal y cáncer broncopulmonar, y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.
Considerando, además, que según datos de CONAMA (2006), solo entre 1993 y 2004 se han dispersado en la zona 51.942 toneladas de material particulado y 388.361 toneladas de azufre; que la concentración de cobre en la zona de Maitencillo es de hasta 90 veces por sobre lo encontrado en ecosistemas normales (Delgado y Serey, U.Chile, 2002). Considerando también que en la declaración de impacto ambiental para la construcción de una planta de tratamiento de RILES de la Fundición y Refinería Ventanas (marzo 2004), la propia empresa reconoce descargar anualmente en forma directa a la bahía de Quintero, 384 toneladas de sólidos, de los cuales 77,8 ton corresponden a arsénico, 5 toneladas a cobre y 3,8 a níquel, declaramos:

1. Estimamos de suma urgencia, y pensando en el bienestar de las personas y comunidades que residen en las comunas de Quintero y Puchuncaví, que en toda esa zona se ejecuten no ya simples medidas de mitigación de alcance parcial, sino un completo plan tendiente a salvaguardar de forma permanente la salud de sus habitantes. Se debe eliminar para siempre la situación oprobiosa de vivir en una de las llamadas “Zonas de Sacrificio”, que se han generado a lo largo del país de forma inconsulta, y sin responder a plan de desarrollo territorial alguno.

2. Que Codelco, División Ventanas, como parte del valioso sector de las empresas estatales que defendemos, debe ubicarse a la vanguardia y convertirse en ejemplo en lo relativo al desarrollo de emprendimientos responsables tanto con la comunidad vecina, como con el medioambiente. Un paso significativo en ese camino se dará cuando en Ventanas se dé término a una gestión completamente indiferente con los y las chilenos que son sus vecinos, y a quienes se supone debe prioritariamente servir y cuidar.

3. Los habitantes de Quintero y Puchuncaví, en el presente y en futuro, no deben estar nunca más expuestos a las decisiones unilaterales e inconsultas de empresas que han deteriorado gravemente su medioambiente. No son aceptables las “soluciones rápidas”, como la forzada expulsión de las comunidades vecinas, o, como en el caso de la escuela del pueblo de La Greda, cuando se procede a reubicarla a pocos kilómetros y dentro de la misma zona de contaminación.

4. Que los habitantes de Quintero y Puchuncaví deben ser compensados moral y administrativamente de los tremendos daños que se les ha provocado. En lugar de resultar una vergüenza, queremos que la empresa estatal Codelco sea nuestro orgullo. Ella debe regirse por parámetros éticos superiores y asumir un rol proactivo en la reparación del daño causado a sus trabajadores, y a todos los habitantes de las comunas afectadas.

DECLARACIÓN PÚBLICA DEL FRENTE ECOSOCIAL DE REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA