Presidente regional de RD: “El Gobierno de Piñera ha tenido una postura arrogante”

Tras cumplirse tres meses desde la confirmación del primer caso de COVID-19 en Chile, Rodrigo Hernández criticó la forma como La Moneda ha enfrentado la pandemia y rechazó las críticas realizadas por el oficialismo al Frente Amplio.

El presidente de Revolución Democrática (RD) en la región del Maule, Rodrigo Hernández, criticó la gestión del gobierno, tras cumplirse tres meses desde que se registró el primer caso de COVID-19 en Chile, confirmado el pasado 3 de marzo en el Hospital de Talca.

Si bien reconoció que ningún país estaba preparado para enfrentar una pandemia de este tipo, lamentó que La Moneda haya encarado esta situación con dureza y autoritarismo, pretendiendo ser el “gestor perfecto” que no se equivoca.

El Gobierno de Sebastián Piñera ha tenido una postura arrogante, que en el período de incipiente contagio intentó demostrar que sus decisiones eran las mejores, pero desde la segunda mitad de la pandemia, nos enfrentamos a la realidad: un golpe fuerte que hizo caer toda expectativa de éxito, incluso de los más optimistas. Un contagio desatado, sin control, con poca capacidad de respuesta en lo sanitario-estructural”, expresó.

En ese sentido, agregó que “ahí tuvieron una nueva oportunidad de asumir errores o de tomar una posición de mayor humildad, pero no lo hicieron y, peor aún, nos echaron la culpa”.

Hernández criticó las señales enviadas por la administración de Piñera: “Es un Gobierno ambivalente. Nos dice que nos quedemos en casa, luego que salgamos, luego que volvamos a la normalidad, luego que podemos ir a tomarnos un café con los amigos, luego que la culpa es nuestra. Hoy lo comunicacional no sólo es importante, sino que es un componente trascendental en la política. No es posible separar gestión respecto de lo que se dice en términos explícitos”.

“Cuando vemos nuestras ciudades llenas de personas circulando en los centros, obvio que nos molesta, y apelamos a la responsabilidad o irresponsabilidad ciudadana. Pero cuando el foco se amplía y vemos los llamados de la autoridad en los términos contradictorios en que se han propuesto, notamos que el problema no es una exclusiva conducta imprudente de la ciudadanía; su origen, de hecho, es en un discurso y una política imprudente desde quienes nos gobiernan”, añadió.

AGENDA SOCIAL Y ECONÓMICA

Sobre la agenda social y económica, el presidente regional de RD criticó al ministro Ignacio Briones, quien afirmó que “no podemos quemar todos los cartuchos ahora». “Hacienda informó que existía disponibilidad de más de 2 mil millones de dólares para afrontar la crisis. El Gobierno no puso ni la mitad de eso para el Ingreso Familiar de Emergencia. No alcanza ni siquiera para el 60% más vulnerable de Chile y no se acerca siquiera a la línea de pobreza. Sin duda, es evidente la decisión que toma el Gobierno al respecto. Lo que cuesta entender es que no estén dispuestos a asumir los costos sociales que ello implica. Si como Estado puedo apoyar más a quienes lo pasan más mal, pero no lo hago, no puedo pretender que la respuesta sea de aceptación o de evaluación positiva”, sostuvo Hernández.

En la misma línea, comentó que “cuesta justificar la idea de ‘no queremos que las personas dependan del Estado’, como lo dijo la diputada oficialista María José Hoffmann (UDI), pero estar disponibles para el salvataje de grandes empresas. Cuesta entender que se promueva la consigna ‘de esto saldremos todos’ y luego legislar en favor de la Ley de Protección al Empleo, precarizando nuestras ya débiles relaciones laborales”.

Asimismo, Hernández recalcó que “esta pandemia ha estado marcada por un débil desempeño ministerial, donde la cara mejor evaluada del gabinete, el ahora ex ministro Sebastián Sichel, de Desarrollo Social, propuso una solución auxiliar de 2,5 millones de canastas básicas, que en principio llegarían al 40% más vulnerable, pero luego aclaran que es al 70% de ese 40% más vulnerable y, finalmente, nos confirman que sólo será para un 70% del 40% más vulnerable de la región Metropolitana. Un ministro de Salud que no entrega información para articular colaborativamente trabajo intersectorial; que convoca a una mesa social por el covid-19 que luego no la considera para el establecimiento de políticas de crisis. Y en general, un Gobierno que sigue convencido de que lo está haciendo bien, dándose el lujo de hacer un cambio de gabinete en plena pandemia, dejando en su lugar a Jaime Mañalich, lo que constituye un evidente espaldarazo político a su gestión”.

ACUERDO NACIONAL

Hernández también planteó sus dudas sobre la convocatoria a un acuerdo nacional que hizo el Presidente de la República, Sebastián Piñera, justo en momentos en que su estrategia para combatir la pandemia se desmorona.

“El Gobierno hace un llamado que yo llamaría clásico de la vieja política. Un acuerdo es un trabajo colaborativo, una propuesta que se discute y se construye en conjunto. Sin embargo, lo que propone es más bien un pacto, donde ya tiene definidas sus directrices y donde el interés por contar con más actores es simplemente bajar los riesgos políticos y sociales de eventuales nuevas malas decisiones. Y, además, lo hace marginando arbitrariamente actores políticos y sociales relevantes”, lamentó el abogado.

En ese sentido, explicó que la postura de Revolución Democrática es clara: “Siempre hemos estado disponibles para el diálogo, pero ese diálogo debe ser honesto y dispuesto a la construcción. Nosotros no queremos seguir diciendo ‘lo advertimos’; pero sí, lo hicimos. Para avanzar, proponemos un cambio en la estrategia, incluir lo sanitario en la definición de los planes sociales y económicos, y considerar a los actores relevantes que conocen la realidad por la que se pasa, desde la atención primaria hacia adelante”.

¿OBSTRUCCIONISTAS?

Ante las constantes críticas que el oficialismo le ha hecho al Frente Amplio calificándolo como obstruccionista, Hernández replicó que “es un clásico de una clase política que no quiere que las personas sean críticas y analíticas. Lo que necesitamos hoy es relevar el valor de la política”.

Por lo mismo, aseveró que se debe trabajar de forma propositiva y destacó que RD, junto a otros partidos de oposición y una diversidad de organizaciones sociales, suscribieron el “Pliego Popular: Por la Vida contra el Hambre y la Cesantía”. “Se trata de una propuesta concreta con siete puntos realizada con la sociedad civil, científica, social y política, que esperamos pueda empezar a tomarse más en cuenta”, valoró.

Finalmente, Hernández destacó que dicha iniciativa “implica entender que el enfoque debe hacerse sobre la base de economías colaborativas y no asistencialistas, donde el Estado debe mirar hacia las violencias de género producidas y favorecidas en contexto de pandemia, proteger el proceso constituyente que nos permita transformar esta forma obsoleta de hacer política, entender la crisis como un todo y no separar por partes o secciones económicas, sociales o sanitarias, y sobre todo, poner por delante el interés de salvar vidas”.

*Entrevista realizada por el medio Linares en Línea*

Sigue a Rodrigo Hernández en sus redes sociales de Facebook, Instagram y Twitter.