#ProtegerSinEndeudar: Frente Amplio entrega cinco propuestas de reactivación económica

La coalición calificó de “tardías e insuficientes” las respuestas que el Ejecutivo ha entregado a las familias afectadas por la crisis que ha traído consigo la pandemia del Coronavirus. El conglomerado propone retiro del 10% y la creación de un fondo colectivo solidario de pensiones, fortalecer IFE, suspender pago de créditos universitarios, suspender juicios hipotecarios y llama a aprobar el Postnatal de Emergencia y promulgar el proyecto de ley de suspensión de cortes de servicios básicos.

El Frente Amplio expresó su preocupación por las propuestas del Gobierno enfocadas en la clase media, cuyas medidas se basan, principalmente, en créditos y facilidades de pago. A través de un documento, el bloque cuestionó que “nuevamente se apele a créditos bajo el slogan de otorgación de beneficios”.

Las familias de clase media no necesitan más deuda sino ayudas concretas que les permitan soportar estos tiempos difíciles, levantarse cuando se haya controlado la crisis sanitaria y acompañarlas durante los primeros meses luego del confinamiento” dice el documento preparado por los equipos de economía del conglomerado que levantaron cinco propuestas que van “en directo beneficio” de las familias. 

Las propuestas son las siguientes: 

  • Se trata de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE Clase Media) estableciendo un “un mecanismo sin contraprestaciones que alcance a la ‘clase mediaafectada por la pandemia, en contraposición al crédito Clase Media propuesto por el Gobierno”.
  • En materia de financiamiento estudiantil, se propone la suspensión del pago de cuotas del Crédito con Aval del Estado y del Fondo Solidario de Crédito Universitario. Al respecto, en la declaración se recalca que es “sumamente regresivo inducir nuevamente a las y los estudiantes a cargar una mochila de deudas por querer ejercer su derecho a la educación en un escenario de tanta incertidumbre“.
  • El documento también propone, en materia de vivienda y arriendo, el “suspender juicios, procedimientos y ejecuciones sobre arrendamiento de predios urbanos destinados a la habitación o vivienda, y al giro o actividad de una micro, pequeña o mediana empresa, con el objetivo de evitar desalojos originados por la crisis económica derivada de la pandemia. La propuesta actual del Gobierno dice explícitamente que no evitará ejecuciones de hipotecas”.
     
  • Junto con eso se llama  a aprobar el Postnatal de Emergencia y a promulgar la suspensión del pago de servicios básico.
  • Finalmente, destaca el documento que es necesario aplicar el retiro de “parte de los fondos de las cuentas individuales de pensiones que ha surgido en las últimas semanas. Frente a la ausencia de una red de protección robusta como lo podría ser un IFE 3.0, apoyaremos el retiro de parte de los fondos de cuentas individuales junto a otros fondos que se han acumulado en las AFP, para que las familias puedan hacer frente a esta situación excepcional”, y destaca que la propuesta incluye “la compensación de dicho retiro mediante la creación de un Fondo Solidario de Pensiones de modo de asegurar que esta crisis no la sigan pagando las y los trabajadores viendo perjudicadas sus jubilaciones futuras”. 

Frente a este escenario, la diputada y presidenta de Convergencia Social Gael Yeomans, aseguró que “tenemos una gran mayoría de familias de sectores medios, muy golpeadas por la pandemia y que no han recibido ningún apoyo”, advirtiendo que “un crédito para vivir y otro para poder estudiar no son realmente una ayuda”, lamentando la acción del Gobierno, y adelantando que, de no entregarse la ayuda necesaria, “se hace urgente un retiro del 10% del fondo de pensiones, siempre y cuando el Estado reconozca esa deuda para proteger las pensiones futuras de la gente”.

Por su parte, la presidenta del partido Comunes, Javiera Toro, aseguró que el paquete de medidas del Gobierno “más que responder a la crisis que se está viviendo en el país, le pone una soga al cuello a familias que más deuda tienen”, añadiendo que las medidas en materia habitacional, “en vez de pensar en las personas que están en riesgo de quedarse sin un lugar para vivir, sólo buscan proteger los intereses y los pagos a las instituciones bancarias”, finalizando con que “lo que se necesita es un paquete de apoyo robusto a las personas para que puedan cumplir las medidas de aislamiento sin seguir empobreciéndose”.

Para la presidenta de Revolución Democrática, Catalina Pérez, planteó que “el Presidente no puede pretender seguir endeudando a las familias, y tiene que ponerse en los zapatos de la gente”, añadiendo que “la gravedad de esta crisis exige un ingreso familiar que, efectivamente, llegue al 80% de los hogares”, pero también de otras medidas como “que se suspenda el pago de créditos, que por fin el Gobierno promulgue el proyecto que prohíbe el corte de servicios básicos”, rescatando que “el Estado tiene que proteger a la clase media y hemos demostrado una y otra vez, que se puede, que lo que falta no son recursos sino voluntad”.

Finalmente el presidente del partido Liberal, Luis Felipe Ramos, expresó que “lamentablemente, el gobierno no sólo ha expresado la falta de protección sanitaria de la ciudadanía sino que también la falta de protección de los ingresos de ésta. La clase media está abandonada y la lógica de la deuda ya los tiene ahogados. Este es el momento de ofrecer medidas que protejan realmente a las personas, y no que los comprometa a una futura bancarrota”.

Revisa el documento

PLAN PROTEGER SIN ENDEUDAR
PROPUESTAS DE APOYO A LA “CLASE MEDIA”
La pandemia ha afectado la economía y golpeado fuertemente a miles de hogares en nuestro país. Los
efectos de esta baja en la producción han decantado en un fuerte aumento del desempleo formal e
informal, traduciéndose en una caída importante de los ingresos de muchos chilenos y chilenas. Frente a
esto, el Gobierno, cegado por la defensa férrea del modelo neoliberal y la fuerte focalización, ha
entregado respuestas tardías e insuficientes a las familias afectadas, a tal punto que nuevamente
debemos discutir opciones de ayuda luego de cuatro meses conviviendo con el coronavirus en el país.
Sabemos que hay un número importante de familias, que viven abandonadas por un Estado que ha
condicionado ayudas y beneficios a niveles de ingresos mínimos, dejando a este importante grupo de la
población en un completo abandono. En general, resulta ser un grupo muy diverso y con diferentes
problemas, pero que de manera poco crítica se le ha denominado resumidamente “clase media”. Como
Frente Amplio, creemos que no podemos permitir que parte importante de la sociedad chilena que ha
alcanzado relativos niveles de bienestar, pero de constante incertidumbre, caiga nuevamente en una
situación de pobreza y vulnerabilidad. Por lo mismo, vemos con preocupación la propuesta del Gobierno
presentada ayer domingo 5 de julio, donde nuevamente se apela a créditos bajo el otorgamiento de
beneficios para la “clase media”, uno de los grupos con más altos niveles de endeudamiento . Este grupo
1
importante de familias no resiste más deuda, sino ayudas concretas que les permitan soportar estos
tiempos difíciles, levantarse cuando se haya controlado la crisis sanitaria y acompañarlas durante los
primeros meses luego del confinamiento.
Propuestas Frente Amplio
Para enfrentar la crisis, como conglomerado hemos presentado los siguientes proyectos de ley y/o
propuestas:
1. Ingreso Familiar de Emergencia (IFE Clase Media). Debemos seguir complementando
ingresos a las familias y hogares. En la propuesta presentada durante marzo, ya propusimos una
renta básica de emergencia que cubriera al 80% de los hogares, por un monto significativamente
superior, lo que se encuentra lejos del 34% de hogares al que se estima llegará lo que hoy se
está implementando. Aquel alcance de la población es producto de la poca iniciativa del
gobierno, que excluyó de los apoyos económicos a un grupo importante de personas que vive
constantemente en la incertidumbre.
Seguiremos proponiendo un mecanismo sin contraprestaciones que alcance a la “clase media”
afectada por la pandemia, en contraposición al crédito Clase Media propuesto por el Gobierno,
que si bien innova en la posibilidad que la Tesorería General entregue créditos (y no la banca),
profundiza el mercado crediticio y el endeudamiento de la población.
2. Sobre financiamiento estudiantil, hemos propuesto la suspensión del pago de cuotas del
Crédito con Aval del Estado y del Fondo Solidario de Crédito Universitario (boletín N° 13506-04).
Además, en conjunto con otros partidos de oposición, planteamos la prohibición de aplicar
sanciones por el incumplimiento del pago de arancel y derechos básicos de matrícula (boletín
N°13.378-04). Por último, hemos insistido en que el Ministerio de Educación abra un nuevo
proceso de postulación por la Gratuidad y a todos los beneficios que otorga el Estado en esta
materia.
Nos preocupa que el Ministerio prefiera abrir un nuevo proceso excepcional de postulación al
Crédito con Aval del Estado (CAE) para la educación superior. Conociendo las innumerables
críticas y efectos negativos que ha generado esta política, representa un tremendo retroceso y
profundizará la crisis en la educación. Nos parece sumamente regresivo inducir nuevamente a
las y los estudiantes a cargar una mochila de deudas por querer ejercer su derecho a la
educación en un escenario de tanta incertidumbre.
3. En materia de vivienda y arriendo, hemos propuesto la suspensión de los juicios de
ejecución hipotecaria, así como también la suspensión de juicios, procedimientos y ejecuciones
sobre arrendamiento de predios urbanos destinados a la habitación o vivienda, y al giro o
actividad de una micro, pequeña o mediana empresa, con el objetivo de evitar desalojos
originados por la crisis económica derivada de la pandemia. La propuesta actual del Gobierno
dice explícitamente que no evitará ejecuciones de hipotecas.
Hemos propuesto en reiteradas oportunidades la suspensión del pago de créditos hipotecarios
sin consideración al plazo de mora de las familias. En este sentido, instamos al gobierno a
desistir de una consideración de 29 días que no se hace cargo de la afectación significativa al
bolsillo de la “clase media” durante al menos 4 meses del desarrollo de la actual crisis.
En términos de subsidio de arriendo, la ampliación de la política ya existente mostró ser insuficiente en tiempos de normalidad, donde no logró cumplir un rol relevante en el acceso a la vivienda de los sectores sin hogar y hacinados. Por eso tendrá que ser fiscalizada para que se
utilice de manera correcta y la destinación de recursos a privados sea eficiente .
Sin perjuicio de lo anterior, proponemos que se genere una cadena donde también se suspendan los pagos de arriendo de aquellos inmuebles en donde el propietario deje de pagar el crédito hipotecario. Esta propuesta de postergación del pago de cuotas de deudas tiene la ventaja de que cubre a gran parte de la población y no implica mayores gastos para el Estado. Para hacer esto efectivo es necesario que primero desde la CMF, Banco Central y
Hacienda se acuerde con los bancos la entrega de créditos a tasas del 0%, luego la suspensión de pagos de hipotecas y posteriormente la suspensión del pago de arriendos.
Además, de manera transversal con otros partidos, propusimos nuevas regulaciones para intereses y gastos operacionales de créditos con el fin de evitar abusos de los bancos, en el
proyecto de ley llamado “Deuda Maldita” (Boletín N° 13526-03).
Por último, hemos impulsado la propuesta del Postnatal de Emergencia (boletín N° 13376-13), ya en tramitación, y la suspensión del pago de servicios básicos, que se encuentra a la espera de su
promulgación.
Junto a lo anterior, compartimos la demanda de retirar parte de los fondos de las cuentas individuales de
pensiones que ha surgido en las últimas semanas. Frente a la ausencia de una red de protección robusta
como lo podría ser un IFE 3.0, apoyaremos el retiro de parte de los fondos de cuentas individuales junto
a otros fondos que se han acumulado en las AFP, para que las familias puedan hacer frente a esta
situación excepcional, proponiendo la compensación de dicho retiro mediante la creación de un Fondo
Solidario de Pensiones de modo de asegurar que esta crisis no la sigan pagando las y los trabajadores
viendo perjudicadas sus jubilaciones futuras.
Bajo esta premisa, se propone, entonces, que el retiro de un porcentaje de los fondos de las AFP y sus implicancias en términos de bajas pensiones sea compensando con la creación de un Fondo Solidario
de Pensiones que sea financiado en un principio con un aporte del empleador y un aporte del Estado,
con la misma lógica del Fondo de Cesantía Solidario. Así, cuando las personas empiecen a jubilarse y
sus fondos individuales no les alcance para financiar su vejez, este Fondo Solidario de Pensiones
complementará ese financiamiento. Además, podrá ser suplementado con los fondos de rezagos que actualmente tienen las AFP.
La creación de este Fondo Solidario de Pensiones amortizará entonces la caída de las pensiones de los futuros pensionados producto del retiro de emergencia. Este fondo debe ser administrado por una institución pública y autónoma que debe velar porque las inversiones que se hagan con esos recursos sean hechas pensando en la sostenibilidad económica, social y medioambiental del país. Finalmente, una vez que la institucionalidad pública esté formada, creemos que los(as) trabajadores(as) deberían tener la libertad de migrar 100% de sus fondos de ahorro a este Fondo Solidario de Pensiones, convirtiéndose entonces en un fondo de financiamiento tripartito entre trabajadores, empleadores y el
Estado.
Los montos a retirar serán el 10% del saldo en la cuenta individual con un monto máximo de retiro equivalente a 150 unidades de fomento y un mínimo de 35 unidades de fomento, aún cuando estas personas tengan un 10% ahorrado menor a ese monto.
En términos de financiamiento, las medidas pueden ser subsumidas en el marco del acuerdo por USD
$12.000 MM y también pueden ser financiadas por un impuesto transitorio al patrimonio de los más ricos según se ha propuesto desde las bancadas de oposición.