Que se llame “Ley Luciano”: la última lucha legal de Miguel Ángel Rendón por su hijo

Desde que hace seis años brigadistas de la DC y la UDI golpearon a Luciano Rendón hasta poner en riesgo su vida, su padre -junto a su familia- ha trabajado tiempo completo por alcanzar justicia, lo que finalmente dio frutos: se condenó a los culpables por homicidio frustrado y se impulsó un proyecto de ley que vele por estos casos de violencia política. Ahora busca que ésta lleve el nombre de su hijo, “porque cuando la gente se pregunte porqué ‘Ley Luciano’, esa pregunta será clave, ya que permitirá develar que en 2012 la norma era violar la Ley Electoral de todas las formas posibles, e identificar en torno al homicidio frustrado de nuestro hijo, otros casos de violencia política”, sostiene desde la Casa RD en Santiago.

 
El próximo 27 de octubre se cumplen seis años de la violencia de la que fue víctima Luciano Rendón, de ese entonces 18 años, que fue golpeado por brigadistas de la candidata Carolina Leitao (DC y actual alcaldesa) y el candidato Marcelo Morán (UDI), mientras retiraba propaganda electoral ilegal, causándole un coma y complicaciones que pusieron en riesgo su vida en aquel momento y otras que marcaron su vida para siempre.
Desde ese día, su padre, Miguel Ángel Rendón, junto a su familia, ha trabajado porque haya justicia para Luciano, reuniéndose con partidos políticos, autoridades del Gobierno, el Instituto de Derechos Humanos, el Consejo para la Transparencia, Chile Transparente, entre otros organismos e instituciones.
Esto llevó a que finalmente se condenara a los culpables -que contaban con antecedentes penales- con cárcel de 4 a 5 años por homicidio frustrado, y que se impulsara un proyecto de ley que modifique la Ley Electoral, impidiendo la contratación de brigadistas con antecedentes penales y exigiendo que éstos sean empadronados, y que los candidatos o sus jefes de campaña estén obligados a denunciar los hechos de violencia ante la Justicia.
Para el padre de Luciano sólo queda un triunfo más que alcanzar en el tema legal: que ésta se llame “Ley Luciano”.
 
¿Cómo está su hijo después de estos seis años?
Luciano está bien, está vivo, porque podría perfectamente estar muerto, pero ha sido un esfuerzo diario de aprender a adecuarse a sus enormes limitaciones. Tiene el 75% de discapacidad severa y permanente, según el Compin Senadis, y su situación en general es bastante dinámica; ahora nos informaron que su placa en el cráneo está suelta por un tornillo mal puesto, lo que exigiría una séptima neurocirugía. También está más o menos de su sistema óptico, lo que hace que no distinga figura de fondo; ahora tiene que verlo un especialista en córnea. Además tiene estrés postraumático y tampoco distingue el frío del calor, al principio sentimos que esta era un detalle, pero el invierno pasado se le abrió un guatero mientras dormía, no lo sintió y se quemó salvajemente. Finalmente tiene su vida de joven absolutamente postergada, no ha podido estudiar y durante estos seis años ha estado confinado en su habitación.
 
¿Por qué te parece importante que se llame “Ley Luciano”?
No es una “chochera” de papá, no es que quiera que le hagan una ley a mi hijo; ojalá esto nunca hubiera ocurrido, pero probablemente la mayoría de la gente no tiene idea de la “Ley Luciano”, y su primera pregunta al conocerla es ¿por qué “Ley Luciano”? Y esa pregunta es clave, porque va a permitir develar que en 2012 la norma era violar la Ley Electoral de todas las formas posibles, e identificar en torno al homicidio frustrado de nuestro hijo, otros casos de violencia política. Acá tengo un listado de 15 jóvenes, mujeres y hombres, que desde el regreso a la democracia han experimentado violencia política, como Rodrigo Avilés, Manuel Gutierrez, Matías Catrileo, Claudia López, entre otras y otros.
 
¿Y cómo van las gestiones para lograrlo?
Va bien, un indicador de eso es que estoy acá conversando con Revolución Democrática, que ha entendido que debemos trabajar al unísono en esta línea. También hemos recibido el apoyo del senador Juan Ignacio Latorre. Hace dos semanas igualmente nos reunimos en La Moneda con el ministro Gonzalo Blumel y la senadora Adriana Muñoz, una de las impulsoras de Ley Luciano, que se aprobó con 100% en la Cámara de Diputados.
 
¿Una vez que se llame “Ley Luciano” se daría por concluido este episodio?
Dentro del caso mismo me gustaría decir que sí, pero a raíz de lo ocurrido hemos formado la Fundación Positiva, que está en trámite de personalidad jurídica. Se trata de un organismo que pretende entregar formación ciudadana a lo largo de todo Chile acerca de Derechos Humanos, transparencia, ciudadanía, etc. Y también de apoyo social para este tipo de casos de violencia política, porque este proceso ha sido muy hostil como familia.  Además estamos trabajando para que el estrés postraumático para todas las personas víctimas de violencia política, sea considerado en la atención de salud pública, porque es algo que te marca a ti y a todo tu entorno. Ya fuimos invitados a una sesión especial de la Comisión de Derechos Humanos a presentar esta propuesta, y nos dijeron que harán las gestiones con el Ministerio de Salud para que desde 2019 se asegure atención y cobertura.