Sin los trabajadores #NohayRevolución 1 de Mayo: Marcha día del trabajador

Vivimos en una época de grandes luchas y transformaciones épicas en nuestra sociedad. La ciudadanía está cada día más consciente de los problemas e injusticias de nuestro modelo de país al que no nos invitaron a crear. El pasado 11 de abril, miles de personas marchamos por una mejor educación para una mejor sociedad, pero hay otros temas tanto o más graves como la educación, por las que hay que luchar para generar la transformación que Chile necesita.


En nuestro país está mal repartida la torta y cada día esto se hace más insostenible. Pareciera que entramos a la OCDE para medirnos con los países desarrollados, pero terminamos ganándonos el premio al país más desigual del club.
¿Dos tercios? de los chilenos ganan menos de $650.000 y cientos de miles sobreviven todos los meses con un sueldo de $192.000. Parece que vivieran en otro país cuando vemos que el 1% de la población se lleva el 30,5% del PIB!
Pero nuestros trabajadores no sólo conviven con la desigualdad y la injusta repartición de los ingresos, sino que también deben sufrir a diario los abusos de aquellas empresas que sin ningún contrapeso nos someten a todos con sus mala prácticas. El boleteo, la contratación a honorarios, la inestabilidad laboral, la precarización del empleo, el abuso laboral o mobbing, las prácticas antisindicales, las graves discriminaciones de que son objeto los jóvenes y las mujeres, las trampas que trae el multiRUT, los despidos masivos y muchos otros. ¡Si hace algunos días nuestros trabajadores portuarios tuvieron que parar por semanas para que se les reconociera el derecho a almorzar por media hora al día!
Y si revisamos la condición de nuestros sindicatos, aquellas organizaciones que deberían tener las herramientas para lograr una distribución más equitativa de los ingresos y frenar los abusos, pareciera que están con las manos atadas. En nuestro país no se respeta el derecho a huelga, a negociar colectivamente ni a sindicalizarse, derechos humanos fundamentales reconocidos por tratados internacionales universales y suscritos por Chile. Y esto por varias razones: los sindicatos sólo pueden influir a nivel de empresa lo que atomiza su acción, y el multiRUT les restringe la posibilidad de negociar como una unidad con los grandes grupos económicos; a los trabajadores del sector público se les prohibe sindicalizarse y negociar colectivamente, lo que viola sus derechos más básicos; la huelga sólo es una etapa de la negociación colectiva y se permite el reemplazo de los trabajadores paralizados de forma legal perdiendo toda la fuerza, lo que conlleva también que todos los paros sean ilegales. Por último el nivel de sindicalización es bajísimo y sólo llega al 14%, del cual sólo un tercio negocia colectivamente, estando muy lejos de los países desarrollados y menos de siguales.
Por eso, los invitamos a que marchemos juntos este 1º de mayo, unidos como movimiento para manifestar nuestra indignación por la realidad del trabajo en nuestro país y crear conciencia de estas realidades. Salgamos a exigir un nuevo modelo de trabajo, un nuevo modelo de sociedad.
¡Por más justicia y democracia: trabajo digno y sindicalización!
¡Sin los trabajadores no hay Revolución!
FRENTE SINDICAL – REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA