Territorio PAC-Lo Espejo-San Miguel advierte sobre riesgos del Proyecto Rancagua Express

Proyecto Ferroviario es cuestionado por los vecinos que verán afectada su calidad de vida. El proyecto genera contaminación visual, auditiva, segregación, cierre de algunos pasos peatonales y vibraciones en las propiedades cercanas. Esto produce en el corto, mediano y largo plazo una afección directa a las viviendas y escuelas que están más cercanas de la línea.

Una de las nuevas iniciativas para mejorar la calidad del transporte público de la Región Metropolitana corresponde a la remodelación y construcción de “Rancagua Express”, una línea ferroviaria dentro del trayecto Alameda-Rancagua. El proyecto, a cargo de EFE desde fines del año 2010,  no ha estado exento de polémica. A pesar de que el proyecto contempla mejoras para los usuarios, tales como la puesta en marcha de un servicio integrado con Transantiago en el tramo Alameda-Nos (permitirá un aumento en la calidad del servicio junto a la renovación de la flota de trenes) o la construcción de una nueva estación de trenes para Lo Espejo (reemplazando la que hoy se encuentra inactiva debido a problemas de inseguridad y delincuencia), llama la atención que apenas haya sido solicitada la opinión de la ciudadanía y solo después de que se organizaran y manifestaran públicamente en contra del proyecto.
El proyecto afecta directa e indirectamente a 12 comunas (desde Estación Central hasta Rancagua), entre ellas una de las comunas más pobres, desiguales y con un índice de calidad de vida urbana más bajo de la Región Metropolitana: Lo Espejo. Según el Núcleo de Estudios Metropolitanos (NEM) del instituto de Estudios Urbanos y Territoriales (IEUT) la comuna de Lo Espejo presenta un índice de calidad de vida urbana  de 36,04 el cual está por debajo de la media nacional que es de 43,00 y muy por debajo dentro del ranking de las comunas de la RM. Sus condiciones geográficas y demográficas no poseen una explotación relativa del área de servicios, salud (hospitales), ni centros de esparcimiento. No hay políticas sustanciales que proyecten un desarrollo social y cultural que potencien la inversión privada o estatal, para incrementar el bienestar de los ciudadanos. Esto se refrenda, por ejemplo, en que no se contemplaba (al menos en el proyecto inicial) ninguna estación de metrotren para la comuna, manteniéndola desconectada del progreso y de la comunidad que habita los espacios aledaños a la misma. Junto a lo anterior, se le niega (desde una negligencia técnica y política) la opción de diseñar una solución socioeconómica y ambientalmente sostenible para la comuna. Un severo problema en este proyecto (en una línea similar a Agro súper, Castilla e Hidroaysén) se produce al no gestionar adecuadamente las autorizaciones sociales legítimas de las comunidades locales. No es posible instalar pacíficamente un proyecto que contempla frecuencias de trenes cada 2 minutos en hora punta y 4 minutos fuera de punta, considerando ambos sentidos. El proyecto genera contaminación visual, auditiva, segregación, cierre de algunos pasos peatonales y vibraciones en las propiedades cercanas. Esto produce en el corto, mediano y largo plazo una afección directa a las viviendas y escuelas que están más cercanas de la línea.
Hace poco más de tres meses que los habitantes y pobladores de la comuna de Lo Espejo (con el apoyo de sus vecinos de Pedro Aguirre Cerda) se han estado movilizando como Frente Amplio de Defensa Ciudadana, aglutinando en él a numerosas organizaciones sociales y vecinales. Han estado difundiendo la problemática y manifestándose en contra de este proyecto (el que ya fue rechazado, en forma unánime, por el consejo municipal de Lo Espejo) con el objeto de visibilizar esta compleja situación y junto a ello trabajar una propuesta en paralelo que sea una alternativa para destrabar este conflicto. Desean que efectivamente se articule un proyecto de ampliación y mejoramiento de la línea férrea y el servicio prestado por EFE, pero de manera sustentable y  entregando la mayor calidad de vida posible a cada una de las comunas integradas en el mismo.No se está en contra del progreso que permite una iniciativa de este calibre, sino que se intenta denunciar la desesperanza de un progreso que nuevamente pasa como una ilusión frente a las narices de los habitantes de Lo Espejo y que es disfrutado sólo por sus vecinos.
La pregunta que nos hacemos entonces es ¿qué pasará con Lo Espejo?, ¿se seguirá por parte del Gobierno con la pretensión de concretar este proyecto tal y como se presenta? Son respuestas que como territorio de San Miguel-PAC-Lo Espejo aún no tenemos, pero que sin embargo nos han hecho acercarnos al trabajo comunitario junto a los vecinos y vecinas, para solucionar todos esta problemática que se enmarcan bajo un discurso profundamente dicotómico y contradictorio desde la autoridad municipal, regional y nacional. Con este tipo de iniciativas no avanzamos en dar igualdad de oportunidades a todos los habitantes implicados en este proyecto (una obra de tipo vial, al igual que el de la Autopista “Vespucio Oriente” a la que el Estado ha asignado una suma aproximada a los $1.700 millones de dólares, mientras al proyecto de EFE sólo $277 millones de dólares) y menos a superar la desigualdad en la cual los espejinos se encuentran. Nuevamente las políticas gubernamentales no se hacen cargo de promesas históricas y están muy lejos de solucionar el problema de esta comuna tan afectada y aislada del progreso, cimiento principal del desarrollo de la sociedad civil y la ciudadanía.
 

Territorio de San Miguel-PAC-Lo Espejo

Movimiento Revolución Democrática

Febrero 2013