Agenda ambiental 2019: Los desafíos que tenemos como partido

Por Leonardo Gatica, Coordinador Frente Ecosocial RM.

Comienza un nuevo año de acción política y desde el Frente Ecosocial (RM) proyectamos este 2019. El tema de mayor relevancia son las zonas de sacrificio, ya que constituyen una de las mayores injusticias sociales y una fiel expresión del modelo económico chileno, el que tiene como uno de sus pilares la falta de normativa y regulación ambiental. La acción política de RD debe orientarse a exigir, con sentido de urgencia, normas de calidad para contaminantes tóxicos a nivel nacional y planes de descontaminación para las zonas de sacrificio ya existentes.

Otro tema central es la adaptación al cambio climático. Resulta clave mejorar las condiciones de acceso al agua por parte de la ciudadanía, en especial en periodos de sequía, para lo cual es fundamental que la actual reforma al Código de Aguas reconozca el acceso al agua como un DD.HH. y establezca como prioritarios el consumo humano y los usos domésticos. En otro ámbito, debemos acelerar el cierre de las termoeléctricas a carbón en nuestro país. Dado que Chile es responsable del 0,7% de las emisiones de GEI, esta medida resulta insuficiente a nivel global, sin embargo tiene un impacto enorme a nivel local: estas centrales son uno de los factores que explican la existencia de las zonas de sacrificio.

Este año nuestro país recibirá el Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico (APEC) y la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 25). Esta noticia generó la respuesta inmediata de los movimientos y organizaciones ambientales de todo el país, entre las que se encuentra el Frente Ecosocial junto al Frente Amplio por el Medio Ambiente, para preparar una ofensiva que permita mostrar al mundo los nefastos efectos socioambientales del modelo capitalista. También en el contexto internacional, el Gobierno de Sebastián Piñera rechazó el Acuerdo de Escazú, sobre acceso a la información, participación pública y  acceso a la justicia ambiental en América Latina y el Caribe, demostrando su doble estándar y falta de voluntad política en materia ambiental.

Por último, la contaminación por mala gestión de residuos es otro tema relevante. Nuestro país cuenta con la Ley REP (vigente desde el año 2016), sin embargo aún no se han elaborado los reglamentos necesarios para su implementación, responsabilidad exclusiva del Ejecutivo. Junto con lo anterior, se hace necesario avanzar en conceptos como Economía Circular y Ecodiseño, los que apuntan a minimizar la generación de residuos, que es el real problema de fondo.

Con estas proyecciones, como Frente Ecosocial (RM) continuaremos trabajando en la articulación de redes de colaboración con los movimientos y organizaciones ambientales, y la promoción de políticas públicas sostenibles. Sin embargo, dado el escenario de elecciones internas en RD, cabe preguntarse ¿estamos preparados como partido para enfrentar estos desafíos? Estas elecciones internas deberían dar como resultado un partido con mayor conciencia y formación política ambiental, en cada uno de sus órganos, en especial el Consejo Político Nacional, que logre permear a toda la militancia y haga suya la lucha de tantos y tantas. Un partido político del Siglo XXI debe necesariamente ser ecologista si quiere realmente transformar Chile.