Nuestra historia

Hito de lanzamiento y movimiento

Revolución Democrática nace al calor de las movilizaciones sociales de 2011, desde diagnósticos compartidos entre exdirigentes estudiantiles, académicos y profesionales diversos, personas ligadas a nuevos medios ciudadanos, al activismo y a las organizaciones sociales en espacios locales. En particular aquel año, nos hizo sentir que teníamos que organizarnos políticamente para dar sentido colectivo a las distintas luchas y experiencias que hemos vivido. 

Así, el 07 de Enero de 2012 en el Espacio Matta, comuna de La Granja, con la participación de más de 400 personas, llevamos a cabo el lanzamiento de -en ese entonces- nuestro movimiento como Revolución Democrática. 

Medio año más tarde -los días 7, 8 y 9 de septiembre- se celebró el congreso fundacional de Revolución Democrática en el Centro Cultural Gabriela Mistral, al que concurrieron representantes de todos los territorios del país, bajo la consigna «Crear para Creer»

En Diciembre de 2012 se protocoliza ante notario el documento de Estatutos de Revolución Democrática, construidos de forma participativa. Mientras que la primera Directiva de RD fue elegida en enero de 2013, con Miguel Crispi, como Coordinador Nacional.

Fundación del partido

Se comenzaron a levantar los primeros espacios basales en Revolución Democrática: las primeras comisiones, los primeros frentes y territorios, con desafíos muy grandes, y que cada vez se harían más grandes. 

Un hito importante para nuestro partido fue la campaña electoral de Giorgio Jackson al Congreso Nacional, lo que finalmente logramos el 17 de Noviembre de 2013, lo que vino de la mano de una importante decisión, nuestra participación en el Gobierno de Michelle Bachelet, lo que fue sometido a deliberación colectiva, donde ganó la idea de una “colaboración crítica” principalmente en el Ministerio de Educación, desde donde trabajamos fuertemente en la Ley de Inclusión que eliminar el lucro, la selección y el copago. Aquella colaboración se vio interrumpida en 2015. Ese mismo año, asume Sebastián Depolo como nuevo coordinador nacional y también un 77,2% de la militancia de ese entonces, aprobó la propuesta de convertirse en partido político, con lo que inició los trámites para inscribirse ante el SERVEL, que finalmente se autorizó la inscripción del partido -tras conflictos legales sobre el uso de la palabra “revolución”; mientras que en 2016 logramos las firmas para inscribirnos como partido en Antofagasta, Coquimbo, Aysén y Metropolitana.

El Frente Amplio y la Bea Presidenta

Otro hito importante en nuestra corta pero relevante historia, fue la conformación del Frente Amplio  Junto a miles de manos que se sumaron a lo largo de todo el país logramos levantar como conglomerado una nueva alternativa política: compañeras y compañeras que disputarían la elección parlamentaria y la definición de una candidatura presidencial. 

Una de las primeras tareas fue levantar un programa, pero de una forma distinta a cómo se habían entendido los programas presidenciales. Tuvimos un proceso participativo y significativo, donde miles de personas pudieron dar sus opiniones, pareceres y propuestas para un nuevo Chile.

Otra tarea, fue lograr juntar las firmas para que pudieramos inscribir unas primarias, donde gracias a muchas voluntarias y voluntarios, logramos reunir más de 33.500 firmas en nuestro partido, Revolución Democrática, para poder inscribir nuestras elecciones presidenciales y dar vuelta el mapa político. Así, el Frente Amplio logró en 2017 resultados históricos: 20 Consejeros regionales, 20 diputaciones, 1 senador y más del 20% de los votos para nuestra candidatura presidencial Beatriz Sánchez.

Los 30 pesos y el proceso constituyente

En 2019 nuevamente tuvimos elecciones internas que renovaron todo el Consejo Político y la Directiva Nacional, donde asume Catalina Pérez como la primera presidenta de nuestro partido. Entre medio de su gestión, nuestro partido y nuestro país enfrentaron dos grandes desafíos: el estallido social y una de las peores pandemias de los últimos tiempos. 

Tras reiteradas movilizaciones en la Región Metropolitana por el alza de 30 pesos en el transporte público, la ciudadanía despertó y se alzó fuertemente desde el 18 de Octubre de 2019 y así la movilización se extendió a todos los rincones del país, fue así, como la demanda de los 30 pesos terminó interpelando a los últimos 30 años de la política. 

Fue así, como nuestro partido Revolución Democrática pujó por el desarrollo de un proceso constituyente participativo, ciudadano y paritario, a través del comando #QueChileDecida donde con miles de voluntarias y voluntarios a lo largo del país, trabajamos en la campaña del Apruebo y la Convención Constitucional en el plebiscito, que finalmente se realizó el 25 de Octubre de 2020 tras el aplazamiento por la situación sanitaria.

De la mano de las transformaciones nacionales, nuestro partido también vivió fuertes transformaciones en la interna: fue así, como de manera inédita logró armar una comisión “democratizadora” que fue integrada por diferentes militantes de diversos espacios basales y cargos de representación, donde se propusieron varias reformas estatutarias que finalmente se aprobaron por la militancia, tales como: la disminución de la cantidad de votos de las Directivas en órganos colegiados, la integración de las Directivas Regionales en el Consejo Político Nacional, entre otras.

Revolución Democrática hoy

Tras muchos años de intenciones y motivaciones de levantar una fundación que acompañe el desarrollo político de nuestro partido, en 2020 se lanzó “Rumbo Colectivo”, un espacio que tiene por objetivo “Ser un centro de pensamiento reconocido por una mirada vanguardista, ecosistémica y feminista, cuyas propuestas aborden las urgentes necesidades locales y globales de forma consistente con los desafíos del nuevo ciclo político.”, desde donde hemos levantado importantes propuestas de cara al proceso constituyente y al siguiente ciclo político.