Políticas para la niñez: el verdadero desafío de Chile

26 Septiembre, 2017 - 6 minutos de lectura

Marcela Sandoval
Periodista, Ex secretaria general de Revolución Democrática
Candidata a Diputada Distrito 8

 

A las instituciones privadas se les ha otorgado la responsabilidad de velar por los derechos de los niños y niñas, un modelo subsidiario que ha propiciado entre otras cosas, la institucionalización por largos años. En un país donde más de uno de cada cuatro niños ha sufrido violencia física grave, es insostenible que el presupuesto para infancia siga siendo apenas 0,44% del presupuesto estatal, que se perpetúe un modelo de financiamiento que incentiva la institucionalización prolongada, y que se siga tolerando el cuoteo político en cargos donde aqueja profesionalizar.

 

Chile debe contar con un Estado más fuerte que sea garante y protector de la niñez, tanto en materia de provisión de servicios como en la transversalización de su abordaje. Asimismo, el desafío en esta materia no se agota en la creación de una nueva institucionalidad, sino en el diseño y recursos que deba tener para dar cumplimiento a su mandato.

Una reforma al sistema de protección de la niñez debe incluir un paquete complejo de medidas orientadas a contar con un servicio con mirada interministerial y con enfoque de derechos. Incluyendo a lo menos, los ministerios de Justicia, Desarrollo Social, Salud, Educación, Vivienda y Urbanismo y de la Mujer y la Equidad de Género. Se debe terminar con el financiamiento privado a la administración de centros de cuidado, estableciendo un modelo de  financiamiento basal, y estos deben pasar a depender del Ministerio de Desarrollo Social. Sólo con un Estado protector en materias de infancia podremos acabar con la sobrepoblación en las residencias, avanzar en profesionalizar la intervención. El objetivo, por lo demás, debe ser llegar antes de que se vulneren los derechos de los niños.

 

Mientras ocurre una completa reforma o una reestructuración del sistema de protección de la niñez, aquellos recintos donde han existido casos de vulneración de derechos o están siendo investigados, deben ser intervenidos e incluso cerrados en caso de ser necesario. Los cientos de niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas de vulneración de derechos bajo la tutela del Estado, merecen justicia y reparación.

La crisis institucional de SENAME devela una realidad especialmente cruel, pues no sólo se refiere a niños, niñas y adolescentes, sino que a aquellos que viven en la pobreza, pues son, en su mayoría, los provenientes de este estrato socioeconómico quienes terminan ahí. La niñez vulnerada, es una muestra más de las desigualdades en Chile, de la cual es urgente hacernos cargo desde todos los flancos.

 

Por otra parte, el maltrato y abuso que viven uno de cada cuatro niños y niñas en Chile no debe preocuparnos solamente en el marco de aquellos que -por distintas razones- deben vivir en instituciones. Hay un desafío mayor para las políticas públicas en Chile, donde niños y niñas sean vistos como sujetos de derechos y donde se incorpore una perspectiva integral. Estas nuevas políticas son una demanda central para el próximo gobierno y para quienes lleguen al Congreso, pudiendo consolidar finalmente, un sistema donde el Estado asuma como garante la responsabilidad que le compete respecto de los derechos de la niñez.

 

Marcela Sandoval

Marcela Sandoval es periodista, estudió en la USACH. Nació en 1974. Su compromiso con lo público se expresa en su trabajo por años en instituciones públicas, universidades y organizaciones en temas que impactan a la ciudadanía: salud ambiental, derechos humanos, igualdad de género. Fue la primera mujer secretaria general de Revolución Democrática 2015-2017 y segunda vice presidenta del Colegio de Periodistas de Chile 2016-2017.

Su candidatura por el Distrito 8 busca impulsar la perspectiva de género en todas las áreas del quehacer público, especialmente en materia de trabajo y violencia en contra de las mujeres.  En esa línea, Marcela promueve el compromiso con los derechos humanos, como parte de un deber de todo Estado democrático, para hacerlos extensivo a todos y todas. Además, está especialmente preocupada por las temáticas medioambientales, salud, transporte y seguridad, ya que son parte esencial del pleno desarrollo y la calidad de vida de cada uno de los habitantes de nuestro país.

 

 

 

Tags: , , , , ,