Columna|Diversidades sexuales por el cambio

Por Sebastián Iturrieta del Frente de diversidad sexual

El próximo 26 de abril la diversidad y disidencia sexual tiene una responsabilidad con el Chile que quiere cambiar. Por primera vez en nuestra historia tendremos la oportunidad de ser llamados a construir una constitución plural donde la voz de la mayoría sea retratada, donde el horizonte que imaginamos para Chile puede comenzar a ser pensado.

¿Cuándo antes las diversidades habían sido llamadas a realizar tamaña proeza?

Previo a las elecciones de 1989 los intelectuales de la izquierda chilena fueron convocados para entregar su apoyo a Patricio Aylwin, en medio de un lleno Teatro Caupolicán, los excluidos de la cita, Pedro Lemebel y Francisco Casas, extendieron un lienzo que decía “Homosexuales por el Cambio”. Ahí, en el margen, en el espacio de los no invitados, privados de lo público, estaba retratada la diversidad sexual, inexistente a los ojos del poder.

Pero hoy el escenario es distinto, las disidencias sexuales estamos en la primera línea, dirigiendo las marchas, diseñando arte para pegarlo en las paredes, realizando performances en el espacio público o conversando con nuestros vecinos para que voten por el apruebo y convención constitucional. Porque el germen del estallido social también se inició en nosotros, en las familias de lesbianas que no tienen derechos filiativos, en las personas trans que no tienen acceso a programas de salud integrales o que fueron desechadas por el sistema educativo y no tienen más salida que el trabajo sexual callejero, con los cientos de jóvenes gays que hoy viven con VIH por el fracaso rotundo en las campañas de prevención y una falta inexcusable de responsabilidad de parte del Estado. Porque también se inició en las eternas marchas para exigir el respeto de nuestros Derechos Humanos. Porque la desigualdad neoliberal nos atraviesa a todes.

Por eso hoy el llamado es a toda la comunidad gay, lesbiana, trans, bisexual, queer, militante o no de diversos espacios, a tomar el peso histórico a nuestro momento constituyente a entender el entramado en que nos encontramos y definir ya su participación.