Comunicado Marcha 10 de Junio 2014

Cuando vislumbramos que nuestro caminar en estos cortos dos años está transformando la educación, cuando imaginamos que desde la movilización nacería un movimiento que está impulsando desde sus diferentes frentes los cambios que Chile necesita, se nos hace más fuerte la necesidad de seguir impulsando las revoluciones para cambiar los vestigios de un modelo educacional poco empático, poco comunitario y que nos distancia día a día como chilenos. Hoy vivimos días en la que la presión del movimiento estudiantil ha hecho posible ganar un espacio en el que podemos profundizar los cambios que Chile necesita. Nuestro país necesita cambios urgentes para reivindicar los derechos que se nos han quitado, cambios que deben nacer de la madurez del movimiento social llegando a la fase de la profundización de las demandas que buscan imperantemente avanzar en el fortalecimiento de nuestra educación pública y que esta sea los estándares de excelencia para nuestro país.
Hoy no solo vivimos la reforma educacional, sino que construimos la revolución que busca cambiar e instaurar visiones en nuestra sociedad, una revolución sociocultural. Como el rol de los estudiantes es nuestra responsabilidad revitalizar el movimiento, de expandir las visiones, de cohesionar las realidades y de encaminarnos nuevamente tras el lienzo de un mejor país.
Debemos focalizar nuestras fuerzas en la construcción de una visión que agrupe todos nuestros ideales por más diversos que sean, pero empuñando firme nuestra mano en alto, con la convicción que las decisiones que hemos tomado son parte fundamental de nuestro pasado y del cimiento de nuestro presente.
Ya tenemos tres importantes victorias a nuestro haber. Los proyectos que ponen fin al lucro, el copago, y la selección son sin duda un avance importantísimo en la dirección en la que nosotros queremos que vaya la reforma. Pero todavía quedan asuntos que afinar y agendas que empujar. Los proyectos son perfectibles y necesitamos ahora una estrategia de participación amplia en donde la voz de las organizaciones que componen el movimiento social y la ciudadanía en su conjunto sean escuchadas e incluidas en las propuestas finales de los proyectos que vienen y los que se aprobarán este semestre.
Muchos cambios que queremos que ocurran dependen de qué tanto seamos capaces de empujar el sentido común y los límites de lo posible. Ya estamos enfrentando a los enemigos habituales que juegan con conceptos fundamentales como la calidad y la libertad y es posible que tengamos que combatir muchas más. Estar en la calle este 10 de junio es mucho más que solamente protestar. Es una declaración de principios y reafirmar nuestro compromiso con una sociedad mejor y con una educación pública fuerte, pluralista, inclusiva, gratuita y de calidad.
Los esperamos en Plaza Italia este 10 de junio a las 10 AM para construir el país que soñamos y ser parte de ésta revolución, de la revolución que cruza de norte al sur de chile, que lleva los sueños y esperanzas de los que vienen y las añoranzas de los que van, de los pragmáticos, de los iluminados, de los locos y los olvidados, de todos tomados de la mano, de eso se trata una y más aun de eso se trata una Revolución Democrática.
 
Alberto Inzulza
Coordinador Estudiantil RD