Editorial: Somos una Revolución por los cambios a los que aspiramos

Por Rodrigo Baeza, Vicepresidente Macrozona Sur.

Para escribir sobre la Gran Marcha Verde, pienso que la reflexión debe enfocarse en qué diferencia a Revolución Democrática del resto de los partidos, tanto en contenido como en lo sustantivo.

La respuesta a esa reflexión la sitúo en la militancia, que hace suyos los ideales que como partido creemos serán los que transformarán Chile. Una militancia que, inserta en sus comunidades, trabajos y universidades, encarnan el quehacer de RD. Compañeras y compañeros que a pesar de las distancias extenuantes, las carencias económicas, la escasez de herramientas y del agobiante calor o la torrencial lluvia, se hacen presentes y construyen, con la firme convicción de que serán motores de cambio, agentes transformadores, y que desde sus realidades locales harán de Chile un país mejor para todas y todos.

Muchas veces el devenir de la contingencia hace que no seamos capaces de ver y reconocer el invaluable tesoro que constituyen y que, en definitiva, significan el trabajo de todas y todos.

Son mujeres y hombres que construyen la Revolución Democrática, entregando día a día el sentido y sustento a nuestro partido y formando territorio. Mujeres y hombres que luchan por que nuestro partido sea inclusivo, descentralizado, feminista y transparente, porque la Revolución debe ser construida con todas/os y para todas/os.

Quienes se levantan para avanzar en la Gran Marcha Verde son mucho más que un partido y más que un cálculo electoral. Representan la esperanza para cambiar la historia de injusticias de este país. Son la democracia que se hace carne viva y no simple discurso. Esta marcha joven, feminista y ciudadana, viene a levantar voluntades y sueños. Somos una Revolución por los cambios a los que aspiramos. Somos revolucionarias/os porque vivimos la democracia como fuerza transformadora.