DECLARACIÓN: Ante el paro de recolectores de basura de varias regiones y ciudades

Como Frente Eco-social de Revolución Democrática manifestamos nuestra preocupación por el trasfondo y las repercusiones del paro de los trabajadores recolectores de  basura de varias de las ciudades más grandes de Chile, durante la última semana.
Lo ambiental nunca va separado de lo social. Esta crisis ha desenmascarado una situación más de abuso y explotación inaceptable de trabajadores chilenos. La subcontratación, otra vez, muestra su rostro más oscuro: mediante procedimientos legales pero inmorales, muchos empresarios ocultan bajo fórmulas difíciles de descubrir y denunciar, un empleo precario, con una remuneración injusta y con horarios más extensos que los permitidos legalmente. La gran mayoría de los trabajadores recolectores de basura son subcontratados en estas condiciones.
La gestión de los municipios demuestra poca responsabilidad en el uso de los recursos, cuando se tienen. Toda una zona gris de manejos de contratos entre municipios y privados termina perjudicando a los trabajadores y enriqueciendo más a los mercaderes de la basura. El Estado y la legislación deben entrar a regular estas situaciones.
En lo ambiental, esta paralización nos demuestra la vulnerabilidad que presentan las ciudades ante situaciones de emergencia –y hasta de paralización de algunas funciones-, al cabo de un par de días sin recolección de residuos domiciliarios. Miles de toneladas diarias de basura implican toneladas de contaminantes, comenzando por las emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero de su transporte, lo cual potencia el calentamiento global, a la vez que se desperdician una cantidad de recursos impresionantes (los cuales podrían ser recuperados mediante reutilización o reciclaje). ¿Podemos seguir por este camino?
Este paro nos ha demostrado la coincidencia de lo social y lo sustentable: los trabajadores deben tener buenos empleos, y como cultura urbana debemos cambiar hacia modelos donde podamos minimizar la cantidad de basura generada. Existen muchas maneras de hacerlo y solo falta que impulsemos el cambio cultural e institucional para que una política integral y responsable de tratamientos de residuos, a lo largo de toda la cadena productiva se haga realidad en el corto plazo; idealmente pasando de un sistema lineal a uno cíclico (de la cuna a la cuna, no a la tumba). ¡Impulsemos el cambio cultural y político para que ello sea realidad!
Frente Eco-Social
Revolución Democrática