Revolución Democrática por cuenta pública: “En materia de educación, para este gobierno ya pasó la vieja”

“El balance de los cuatro años de Gobierno y los vagos anuncios en Educación que enumeró el Presidente refuerzan un sistema educacional basado en la competencia y el mercado, con una miope concepción de la calidad, con un fuerte impulso al pago por parte de las familias, el lucro de los “prestadores”, y en definitiva, con una errónea visión de la tan mencionada “libertad de elección”, que pasa abrumadoramente por sobre el derecho a la educación”, sostuvieron.
La comisión de educación del movimiento Revolución Democrática se refirió a la última cuenta pública del 21 de mayo asegurando que “la gran reforma educativa prometida por el Presidente Sebastián Piñera tendrá que esperar (…) en materia de educación, para este gobierno ya pasó la vieja”.
“La última cuenta pública de Sebastián Piñera permite evaluar de manera integral el periodo presidencial. Si bien es cierto quedan algunos meses de la derecha en el Gobierno, difícilmente en este periodo se legislen cuestiones que signifiquen ajustes significativos – ni menos cambios estructurales – a un modelo de sociedad que ha sido defendido con uñas y dientes por las actuales autoridades”.
“En este sentido, el balance de los cuatro años de Gobierno y los vagos anuncios en Educación que enumeró el Presidente refuerzan un sistema educacional basado en la competencia y el mercado, con una miope concepción de la calidad, con un fuerte impulso al pago por parte de las familias, el lucro de los “prestadores”, y en definitiva, con una errónea visión de la tan mencionada “libertad de elección”, que pasa abrumadoramente por sobre el derecho a la educación”.
“En términos concretos, los anuncios y balances del Gobierno ponen énfasis en el significativo aumento de recursos que ha tenido el Ministerio de Educación en los últimos años, cuestión que en realidad corresponde a un triunfo de los movimientos sociales. Asímismo, el proyecto que establecerá la obligatoriedad de kindergarten en el sistema escolar es un buen paso – que se inicia el 2007 con el Estado garantizando el acceso a este nivel – aunque más bien consolida una realidad en donde casi el 100% de los niños de 5 años están en las escuelas, y requiere como complemento de una reforma de fondo al sistema de educación parvularia, que garantice su calidad”.
“Finalmente, el anuncio de una Subsecretaria de Educación Superior, además de ser una iniciativa ya conocida (fue anunciada por Piñera y Lavín cuando en cadena nacional dieron a conocer el famoso GANE), solo tiene sentido en el marco de nueva legislación general para la educación superior. Pocas veces se dice, pero actualmente en la educación superior sigue operando la LOCE”.
“De fortalecimiento de la Educación Pública, Carrera Docente, gratuidad o fin del lucro – como era de esperar – nada, pero lo que es peor, este discurso refuerza políticas que avanzan justo en el sentido contrario a lo que ya por 3 años se demanda en las calles. Así, los llamados a aprobar la superintendencia de educación superior (que permite el lucro) y la subvención especial para la clase media (que valida el financiamiento compartido y con ello profundiza la segregación), más la defensa del pago en la educación superior, son verdaderos cierres de puerta a un diálogo que se hace sumamente necesario para avanzar en algo en estos meses”.
“Finalmente, resulta una irresponsabilidad política y técnica que en el discurso se atribuyan logros en educación escolar que no son tales. Los resultados del SIMCE y de las pruebas internacionales comenzaron a moverse antes del Gobierno de Piñera, y luego esos mismos resultados en su administración se consolidaron y en algunos casos estancaron. No nos parece correcto que el Gobierno manipule esta información en unos de los principales actos republicanos de la Nación. Así todo, la gran reforma educativa prometida por Piñera tendrá que esperar. En materia de educación, para este gobierno ya pasó la vieja”.
 
Fuente: El Mostrador