Revolución Democrática se suma al fin del sistema binominal

Tras el acuerdo, firmado ayer por el Gobierno junto a parlamentarios independientes y de oposición, que permite reformar el sistema binominal, Revolución Democrática, por medio de su diputado Giorgio Jackson, forman parte activa en este cambio histórico.

Frente a la iniciativa, Giorgio Jackson aseguró que hay que seguir trabajando durante el segundo semestre “con respecto a las modificaciones mayores a la ley de partidos políticos, y a lo que significa a la ley de transparencia y gasto electoral”.
 
Declaraciones que comparte el coordinador nacional de RD, Pablo Paredes, quien afirma que si bien este es un proyecto paradigmático, son necesarios los avances señalados por Jackson.
 
Además, enfatiza en la relevancia para el movimiento la promoción dentro de la reforma a este sistema, vigente desde 1990, el tema de las cuotas de género, que permitiría aumentar la inclusión política de las mujeres; sumado a la representación de de los pueblos indígenas en el parlamento.
Estas ideas fueron presentadas por el líder de RD en la comisión de Constitución del a cámara baja, al que fue invitado a exponer. “Compartimos los objetivos de este proyecto. Reducir la desigualdad del voto, permitir la representación e inclusión de todas las corrientes políticas significativas, aumentar la competitividad e incertidumbre respecto de quienes resulten elegidos, facilitar la expresión de la mayoría y la representación de las minorías, promover un Congreso que refleje la diversidad de la sociedad y evitar que queden fuera candidatos con grandes votaciones. No obstante, sabemos que hay preguntas más profundas que deben ser respondidas en un proceso constituyente” señaló Paredes, quien fue acompañado por representantes de la Comisión de Reformas Políticas de RD y la asesoría legislativa de nuestra diputación.
 
La propuesta, pretende aumentar de 120 a 155 el número de diputados, y de 38 a 50 el de senadores. Por lo que se establecería un nuevo mapa de los distritos electorales, el aumento de parlamentarios para hacer más igualitario el voto a nivel nacional y la iniciativa para promover la participación política de las mujeres.
 
También prevé reducir la cantidad de firmas para constituir un partido político, los requisitos para que estos puedan constituirse a nivel nacional y también para la inscripción de candidaturas independientes, entre sus modificaciones principales.