Vecinos indignados con la Autopista

El pasado 23 de enero, Revolución Democrática organizó un seminario para vecinos de La Reina y Peñalolen que buscó acoger y debatir nuevas miradas frente al proyecto Vespucio Oriente

Angustia, desazón, incertidumbre, desconfianza, mucha desinformación y un gran ¡basta!, fueron algunos de los sentimientos que transmitieron vecinos durante el seminario Autopistas Urbanas, organizado por el territorio La Reina-Peñalolen y la Comisión de Ciudades Democráticas de Revolución Democrática y auspiciado por la Municipalidad de La Reina.

Cerca de 200 personas se dieron cita en el gimnasio del colegio Confederación Suiza. El colegio público fue escenario de un debate en torno a la Concesión de Américo Vespucio Sur que pretende expropiar más de 600 casas de esta comuna parque.
Ancianos, mujeres jefas de hogar, profesionales, jóvenes y universitarios se mostraron muy críticos en relación al rol de Estado y a la transparencia con que opera el gobierno de Piñera. Al respecto, un vecino recalcó que el problema no son los autos ni las autopistas, sino el modelo de desarrollo que se impuso durante la dictadura. Asimismo, una antropóloga que tomó la palabra afirmó que los diagnósticos de las autoridades sólo consideran variables de mercado e intereses de las empresas, y no se habla ni se discute el impacto que provocan estos megaproyectos en la gente y su entorno humano. Otro grupo de vecinos dio cuenta del gran nivel de
desinformación que hay en relación a la implementación y construcción de la autopista.
Los expertos
La mesa de expertos, compuesta por Pablo Allard, decano de la Facultad de Arquitectura de la UDD; Leonardo Basso, presidente de la Sociedad Chilena de Ingeniería en Transporte y Ernesto López, director académico y de relaciones internacionales de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la U. de Chile, opinaron de manera unánime respecto al rol que pueden jugar los vecinos sobre la base de organización ciudadana sólida y un proyecto común. De esta manera, Allard y López destacaron el ejemplo dado por la campaña vecinal contra el trazado original de la costanera norte.
Asimismo, Basso consideró que frente a un proyecto malo como el que se quiere imponer, es mejor no hacer nada, ya que afirmó que el problema es de congestión no de conexión.  Planteó también que la lógica de mercado, a más autos más autopistas, no beneficia a una ciudad que debe velar por lo sustentable. El ingeniero cree que la solución va por más y mejor transporte público, y a su vez, por el desincentivo del usos de automóviles
Por su parte, Allard defendió la inevitabilidad de la autopista y fue contundente en sostener que  el proyecto si no se ejecuta generará problemas aún más grandes para la ciudad.
Mirada RD
Cristián Miquel, como coordinador de territorio La Reina Peñalolén de Revolución Democrática (RD), aseveró que estas instancias son claves para acompañar al movimiento ciudadano en sus demanda. “La idea es darle contenido y construir propuestas en conjunto con lo vecinos que puedan llenar el vacío que deja un Estado subsidiario como el chileno y orientado a los intereses de las empresas, y no de las personas”.